TORMENTA

Un rayo dañó una vivienda y apagó la red de semáforos de la ciudad

Las descargas mantuvieron en la noche de este viernes a numerosos vecinos de la ciudad sin luz eléctrica

Un rayo dañó una vivienda y apagó la red de semáforos de la ciudad

La tormenta estuvo acompañada de abundante aparato eléctrico. Meteogalicia contabilizó, entre las 16,00  y las 23,35 horas,  un total de  2.208 rayos en la comunidad gallega. Uno de ellos causó cuantiosos en una vivienda unifamiliar, situada en el número 9 de la rúa Lilas, en el barrio ourensano de A Cuña.

La descarga quemó la instalación eléctrica, provocando un fuego, que afectó a la madera del tejado. También destrozó parte de la instalación de agua. El Servicio de Emergencias 112 movilizó a los bomberos, que evitaron que las llamas se propagasen por el resto del inmueble, en el que en ese momento había personas en el interior, pero no resultaron heridos.

Pero no fue el único rayo que descargó sobre la ciudad, dado que otro provocó otro fuego en el transformador de corriente que hay en el interior de la Comandancia de la Guardia Civil. Al lugar también acudieron los bomberos, que apagaron el fuego que se originó con la descarga.  Los rayos apagaron el 90% de los semáforos de la ciudad durante más de dos horas y dejaron a numerosos vecinos sin suministro eléctrico. A las 00,30 horas, parte de ellos aún no habían recuperado el servicio. Desde Gas Natural aseguraban que estaban trabajando en los desperfectos en una línea de media tensión. 


Barrio colocó barreras ante el temor de una nueva riada de lodo 


Un rayo destrozó sobre las 20,30 horas un transformado eléctrico en O Toxal (Porqueira), provocando un incendio. La descarga quemó  electrodomésticos de los vecinos que, a las 23,30 horas, aún no disponían de fluido eléctrico. 

La tormenta descargó granizo en buena parte de la provincia. En Xunqueira de Espadanedo, los vecinos de Barrio extremaron las medidas de precaución ante el temor de que bajara una nueva riada de piedras y lodo desde los montes de O Rodicido y volviera a  inundar y causar destrozos en propiedades privadas. Los vecinos colocaron arena, bloques de hormigón y tablas para frenar la riada. La tormenta descargó granizo en el pueblo, pero la precipitación fue escasa, menos de tres litros por metro cuadrado, según Meteogalicia.

Donde más agua descargó fue en San Xoán de Rio, con  22,5 litros por metro cuadrado. El alcalde, Luis Castro, recordaba que llovió mucho, pero de momento "non temos contabilizados ningún desperfecto", aseguró.

El agua ocasionó un desprendimiento de tierra en luna carretera Carballeda de Valdeorras,  obligando  a intervenir a los efectivos del GES de O Barco..

Las tormentas continuarán durante la jornada de hoy  y mañana a causa de una masa de aire frío en las capas más altas de la atmósfera, según el observatorio gallego.