TORMENTA EN OURENSE

La tormenta obligó a realizar un centenar de intervenciones

Retirada de árboles, limpieza de calzadas y accesos a núcleos de población centraron el trabajo

La tormenta obligó a realizar un centenar de intervenciones

Bomberos y Policía Local seguían trabajando durante la jornada de ayer en la tarea de recuperar la normalidad tanto de la ciudad como de la vecina Barbadás, los núcleos más castigados por la fuerte tormenta registrada a última hora de la tarde del sábado.

En total se registraron cerca de un centenar de intervenciones por parte de bomberos y Policía Local de ambos concellos. Los bomberos de Ourense registraron "32 intervenciones recogidas en el parte del día", según apuntan desde el parque.

En concreto, 12 correspondientes a actuaciones en glorietas y carreteras que acumularon bolsas de agua, como el paso subterráneo próximo a la estación de autobuses o el acceso a Vistahermosa desde la N-525; siete intervenciones en garajes de la avenida de Santiago; una correspondiente a la gasolinera de O Vinteún; seis árboles que debieron ser retirados tras caer a la calzada y seis referentes a cubiertas de edificaciones, una de ellas en una nave en Seixalbo.

Durante la mañana de ayer, los bomberos de Ourense tuvieron que retirar los árboles y maleza que se habían acumulado en el acceso a Casardomato y que impedían circular a los vehículos.

Por su parte, la asociación vecinal As Termas anuncia que presentará hoy en registro del Concello una batería de escritos solicitando poner solución al problema recurrente que viven de falta de limpieza en los sumideros próximos a la rúa D y la praza 200. Critican que esta situación se traduce en inundaciones recurrentes, que el sábado volvieron a reproducirse, anegándose incluso "baixos e garaxes".


Barbadás


En Barbadás, "Protección Civil recibió alrededor de 60 llamadas y la Policía Local unas 39", según señala el alcalde, Xosé Carlos Valcárcel. Entre las intervenciones que tuvieron que llevar a cabo, "la mayor parte correspondieron a torrenteras y desbordamiento de sumideros; también hubo que rescatar a una persona atrapada en un ascensor durante el apagón de luz", explica el regidor.

A esto se añadió la caída de un muro, en San Lorenzo de Piñor, que impedía el tránsito rodado y en cuya retirada de cascotes tenían previsto trabajar esta mañana los servicios del Concello.

Galicia registró durante el pasado sábado 3.448 rayos. Según la información de Meteogalicia, entre las 16,00 y las 18,00 horas se contabilizaron un total de 917 rayos en la comunidad gallega. En la siguiente franja horaria la cifra llegó a los 879, disminuyendo ya según avanzó la jornada a los 178 desde las 20,00 a las 22,00 horas, y a los 15 hasta las 00,00 horas.


La caída de un muro provocó un susto en una estación de servicio


La estación de servicio de O Vinteún fue uno de los inmuebles afectados por la tormenta del pasado sábado, que se llevó por delante el muro que sostenía el espacio destinado a  lavadero de coches incluyendo una bombona "para uso del bar que estuvo perdiendo gas por espacio de unos cinco minutos, aunque no hubo peligro en ningún momento", según explica Miguel Salceda, gerente de la gasolinera.

"Caerían como cuatro o cinco metros de muro y por precaución, aunque entendemos que no hay peligro, hasta que no evalúen los peritos este lunes, mantendremos cerrado el espacio destinado a lavado de coches", señala.

Añade que "nosotros llamamos a los bomberos y tardaron en llegar una hora, hasta que les dijimos que había gas". Y recuerda que hubo momentos en que la riada de agua se acercaba casi al metro, al tiempo que subraya que "nunca hubiera creído que fuera a ocurrir algo así aquí".