EN OURENSE

Una veintena de rutas de autobús cruza A Ponte y solo cuatro O Couto

Las 30 líneas actuales del transporte urbano muestran desigualdad entre los dos barrios más populosos de la ciudad

Una veintena de rutas de autobús cruza A Ponte y solo cuatro O Couto

El diseño de las rutas del transporte urbano muestra una desigualdad de servicios entre barrios notable que la próxima empresa concesionaria tendrá que subsanar. Las dos áreas más populosas de la ciudad muestran la cara y la cruz de la planificación de las 30 líneas actuales, de las cuales 19 circulan por A Ponte, mientras que solo cuatro lo hacen por O Couto.

Las ordenación actual traza su eje vertebral a través de la Alameda y el centro, por donde transcurren todas las líneas de autobús urbano, a excepción de la 5 y la 21, justo las que transitan por el barrio de O Couto. Lo que llama la atención de este modelo es la escasa interconexión entre los barrios, que hace prácticamente imposible viajar de O Couto a Mariñamansa, o entre estos barrios y A Carballeira, Barrocás o San Francisco.

A PONTE, PUNTO NEURÁLGICO

La zona de A Ponte ejerce también como punto neurálgico de la circulación del transporte público, ya que por el parque de este barrio discurren 19 líneas, de las cuales 11 se bifurcan hacia la zona de O Vinteún o Covadonga, y otras cinco discurren hacia la estación de tren. En este entorno viven más de 20.000 vecinos.

Mientras, en el área de O Couto-Vistahermosa, con más de 15.000 habitantes, solo transcurren la línea 5 (Reza-Ceboliño), el 6A y 6 B( Estación Bus-Residencia) y el 21 ( que conecta O Vinteún con la Residencia a través de la avenida de Portugal). Pese a contar con cuatro líneas, la mayor parte del día son solo tres las verdaderamente operativas, ya que la 21 apenas cuenta con siete frecuencias diarias y realiza su último viaje a las 18,30 horas. Esta situación es vista como una "discriminación" desde la Asociación de Veciños O Couto, en palabras de su presidente, José Delgado, puntualizando la frecuencia de paso como "o máis negativo". La línea 5 circula a diario cada 40 minutos, mientras la 6A lo hace cada cuarto de hora y la 6B hace un viaje cada 60 minutos.

El concejal de Transporte, José Araújo, afirma que entre las condiciones a la nueva adjudicataria se pedirán "máis servizos na zona do Couto, para conseguir conectividade co novo centro de saúde, Vistahermosa e Reza Vella". Además, destaca que el mayor peso del transporte en A Ponte se entiende "pola presenza da estación de tren e o peso dos núcleo do rural ao outro lado do río, como Santa Cruz, Quintela, Palmés, Cudeiro ou Vilar de Astrés".

DESCONEXIÓN CON EL CAMPUS

Otras zonas de la ciudad también sufren una importante falta de servicios de transporte urbano, como el eje As Lagoas-Avenida de Buenos Aires-A Rabaza-Ceboliño, por donde una sola línea, la 5, abastece a los más de 5.500 residentes.

El campus universitario también acusa la escasez de servicios, ya que el único autobús que conecta otras zonas con la zona estudiantil es la línea 20 (Vinteún- San Lázaro-Campus), que precisamente abastece a A Ponte y deja de lado otros barrios. Araújo dice que "cando se fixo o plan non estaba o campus novo, e agora recollerase na reordenación".

Uno de los barrios con población creciente, como Barrocás, con algo más de 3.000 habitantes, cuenta con seis líneas que llegan o por la parte alta o por la zona de camino a Rairo. A la Residencia llegan 11 líneas, conectándola con la práctica totalidad de los barrios, excepto zonas como Ceboliño, A Rabaza, la avenida de Buenos Aires, As Lagoas o A Carballeira.

En A Carballeira, sus más de 5.000 habitantes disponen de la línea 7 cada 20 minutos, o la 10, que accede a la parte alta cada media hora. También cuenta con un servicio amplio Mariñamansa, donde sus más de 11.000 vecinos disfrutan de seis líneas con esperas de alrededor de un cuarto de hora.

La precariedad del servicio tiene en espera el rediseño

Los colectivos vecinales no son ajenos a la desigual ordenación de las rutas de autobús y ya hicieron llegar sus reivindicaciones al Concello en diferentes ocasiones, pero teniendo en cuenta que la concesión está en precario desde 2015 todavía no podrá ser acometida hasta la adjudicación del servicio de transporte urbano, cuya previsión es que esté realizada este año. 

En diferentes ocasiones, el concejal de esta área, José Araújo, hizo hincapié en que se abordarán cambios para la mejora del servicio, pero al continuar a expensas del nuevo pliego parece que la cosa tendrá que esperar. Especialmente sangrante es el caso de la zona suroeste del municipio, donde la reclamación de más líneas es ya una reivindicación histórica de la asociación de vecinos de O Couto y también de la Agrupación de Vecinos Miño, que considera "urxente" una reordenación.