SEGURIDAD VIAL

Tráfico anuncia drones y más radares para evitar accidentes

La nueva ley del Gobierno incluirá la reforma del examen de conducir y la revisión del carné por puntos

Tráfico anuncia drones y más radares para evitar accidentes

Más radares en vías convencionales, incluidos los de tramo; publicación trimestral de la recaudación por sanciones de velocidad, un nuevo examen para obtener el carné y la retirada del permiso a los conductores reincidentes en alcohol y drogas, son algunas medidas que Tráfico pondrá en marcha durante 2018. Medidas que el director general de Tráfico, Gregorio Serrano, presentó en la rueda de prensa de balance de la siniestralidad vial de 2017 y en la que enumeró las medidas que se llevarán a cabo después de que 52 grupos de trabajo hayan debatido durante el pasado año sobre los diferentes aspectos de la seguridad vial.

Una nueva Ley de Tráfico, cuyo borrador la DGT enviará al Ministerio del Interior en febrero; la adquisición de drones para controlar velocidad y distracciones, y un plan para incentivar la renovación del parque de vehículos son otras de las medidas anunciadas por Serrano. En las iniciativas para un mayor control de los factores que inciden en la siniestralidad, Serrano anunció la aprobación de un plan contra los excesos de velocidad, que incluye un incremento de los radares en las carreteras secundarias, algunos de tramo, para ganar en operatividad. Asimismo, precisó que se colocarán en función de la peligrosidad de la vía.

Publicación en la web

Serrano comentó que trimestralmente se publicará en la web el importe de la recaudación de los radares. Recordó que los ayuntamientos ponen cinco veces más sanciones por velocidad que la DGT y señaló que España es el país con menor número de radares fijos de Europa, con 27 por cada millón de habitantes frente a los 73 de la media europea.

España es uno de los pocos países que publica y señaliza los radares fijos, según el responsable de la DGT, quien indicó que cuando el conductor sea detectado excediendo la velocidad también será interceptado por los agentes de la Guardia Civil para evitar que, como hacen algunos pocos, se declare que era otro el conductor (un familiar, un amigo...) y se le detraigan los puntos a éste.

Serrano no quiso precisar si en este plan de la velocidad se van a reducir los límites máximos en las carreteras secundarias o incrementar hasta los 130 km/h el tope máximo en determinados tramos de autovías y autopistas. De este modo, se limitó a recordar que todos los datos inciden en que a mayor velocidad más víctimas y que, en todo caso, se tendrán en cuenta las opiniones de los expertos para tomar medidas de este tipo.

Tráfico quiere reformar el modelo de examen para el carné de conducir y que los aspirantes no puedan someterse a él sin haber acudido antes a clases en la autoescuela, para evitar, según Serrano, "la avalancha de alumnos sin preparar que se presentan actualmente y que están colapsando las jefaturas". El director precisó que se introducirá nuevo material, nuevas materias y la conducción con navegadores, a la vez que se ofrecerá al aspirante un curso previo de concienciación sobre los riesgos al volante.

Entre las reformas legales, Serrano citó una nueva Ley de Tráfico, cuyo borrador presentará la DGT al Ministerio en febrero, que, a su juicio, servirá de "revulsivo" y que incluirá todas las medidas que se debatieron con los 52 grupos de trabajo citados.

Asociación de víctimas

La Asociación DIA de Víctimas de Accidentes califica de "balance más que negativo" los datos de siniestralidad vial en 2017 y junto a PONS Seguridad Vial propone un paquete de iniciativas para un mayor control de la velocidad y del uso del teléfono móvil además de una mejor formación. Desde la asociación de víctimas creen que los accidentes "ya no son un tema que preocupe ni alarme en exceso", y que ante esta falta de "demanda social tácita", los políticos no tienen prisa por solucionarlo, ante lo que proponen algunas medidas que consideran necesario aplicar. Entre ellas destaca la homogeneización de la velocidad máxima permitida en carreteras secundarias a 90 kilómetros por hora.