PLANES

Cinco paradas gastronómicas con sabor a croqueta

Si eres "coquetero" no hay excusas para degustar la bechamel de estos cinco sitios en Ourense

Cinco paradas gastronómicas con sabor a croqueta

 El pincho es sagrado. Esta es la primera premisa para quien no conozca la ruta gastronómica de la ciudad de Ourense. También hay excelsos restaurantes donde sentarse y disfrutar de la comida típica. Sin embargo, en Ourense se vive en la calle. El casco viejo tiene una doble vida. Por la noche, se convierte en una sala de reuniones donde los hielos hacen de unión y durante el día las terrazas, así como las degustaciones de los productos típicos de la provincia, se llevan el protagonismo. Indudablemente, uno de los pinchos más reconocidos a nivel nacional es la croqueta. Y en el centro de la ciudad, este producto tiene sus templos donde el sabor nunca falla. La elección es de cinco, pero hay muchos más.

>Café Bar Beker

De la lista es uno de los bares situados fuera del casco histórico, pero no por ello es el menos desconocido. Todo lo contrario. Los amantes del vino y de los pinchos tienen en este bar situado en la calle Valle Inclán con dos sedes, una al lado de la otra. Entre el abanico de los pinchos que muestran en la cristalera destacan las croquetas. Sabrosas y de diferentes tipos, la oferta que tiene el Beker no defrauda a nadie y menos quien vaya con ganas de probar unas de las mejores croquetas caseras de la ciudad.

>Bar París

Situado en la calle Lepanto, en pleno casco histórico de la ciudad, es uno de los epicentros del ocio nocturno. Pero además, también es uno de los templos del picoteo en Ourense. Sin perder la esencia de las antiguas tabernas que dominaban el arte gastronómico de la tierra, el Bar París ofrece una serie de "petiscos" irreprochables, entre los que destacan las croquetas. Hechas de forma natural y con un sabor único.

>Arco da Vella

Solo el enclave, en plena rúa dos Fornos, ya es especial. Sin embargo, bajar las escaleras del Arco da Vella provoca que te encuentres con un bar enxebre, como sus propios productos. Todo de la "terriña", faltaría más. Y entre la oferta de la carta, unas suculentas croquetas que invitan a pedirlas. Y a repetir. 

>Frade 

Si a estas alturas de esta ruta gastronómica todavía existe el hambre, el Frade es uno de los rincones más concurridos de la ciudad de Ourense. A pesar de que el pincho estrella es la tortilla, las croquetas están a la orden del día. La carta ofrece varios tipos a  desgustar en pleno casco histórico en la rúa dos Fornos. 

>Bodegón Antigaleiteira

El paseo gastronómico vuelve a salir del centro histórico de Ourense para acercarse, en este caso, a la avenida de Marín. Mejillón tigre, bacalao, lacón, jamón, langostinos, setas y pollo con cebollitas son las ofertas que tiene este renovado bodegón que adquiere un sobresaliente en cuanto a presentación, pero también en cuanto a puesta en escena. La materia prima autóctona aumenta las probalidades de su propio éxito.