REPORTAJE

Ya se puede hacer perriturismo

La periodista Paula González se instaló hace tres años en la Ribeira Sacra con sus seis perras, el Comando G, para crear Perriturismo. Se trata de la primera empresa española que ofrece planes de vacaciones con perro.

Ya se puede hacer perriturismo

Lo que más me está costando es que la gente entienda qué es Perriturismo: es un concepto tan nuevo que la mayoría de la gente cree que soy una casa rural que admite perros y que dentro de la casa tenemos actividades. Cuando les explico que tenemos planes para visitar bodegas, hacer rutas románicas o incluso navegar por el Sil y el Miño con el perro… ¡alucinan!, explica Paula González. Esta periodista viguesa se instaló hace tres años en la Ribeira Sacra, en una pequeña aldea de Pantón, tras un ERE que cerró el periódico en el que era delegada en Vigo. “Decidí parar, hacer lo que siempre había querido, trabajar a otro ritmo… y me vine a la aldea de mis abuelos”, explica, “y monté una empresa de comunicación digital después de reciclarme con varios cursos, entre ellos uno de marketing digital”.

Un poco antes de su cambio de vida nacía Perrunadas, el primer blog de senderismo con perros, que la ha convertido en una referencia en la lucha por el bienestar animal en Galicia: “Cuando adopté a la tercera de mis perras solo encontraba malas caras, fuese a donde fuese, y empecé a buscar rutas algo apartadas para poder soltar a mis perras y verlas correr felices”. Así nació www.perrunadas.com, un blog que no baja de las 15.000 visitas mensuales y que alumbró al Comando G, con miles de seguidores en Facebook e Instagram. Perrunadas fue el germen de Perriturismo: “Me di cuenta de cuántas personas, como yo, buscaban sitios para ser libres con su perro… y en la Ribeira Sacra todavía podemos serlo”, asegura González.

Así que en junio de este año lanzó oficialmente su marca comercial, Perriturismo… y en tres meses “hemos hecho ya tres Findes Perrunos y unos 10 paquetes a la carta”. Está terminando agosto con otros tres, una familia de Madrid, una jerezana que se ha cruzado la península con sus dos perros para hacer perriturismo y una pareja de Ourense. Y en septiembre el ritmo seguirá igual, según la creadora de este proyecto: “Lo que más tirón tiene son los Findes Perrunos, son tres días de convivencia con nuestros perros, con senderismo y taller de comportamiento canino con la etóloga Rita Campos y nos lo pasamos en grande; tanto que el 40% de los que vienen son ya fijos, vienen cada mes”.

El paquete de fin de semana de septiembre cerrará la temporada de verano con piscina apta para perros: “Copié la idea de esos hoteles catalanes que el día que clausuran la temporada de piscina la abren a los perros… y funciona maravillosamente, en agosto tuvimos pleno y en septiembre he tenido que alquilar una casa rural más grande para que pueda venir más gente”.


DESPUÉS DEL VERANO

Después del verano los fines de semana se vestirán de otoño, “la mejor época para venir a la Ribeira Sacra, con estos bosques teñidos de amarillo, los viñedos ocres, rojos… es impresionante”. Paula González está enamorada de la zona, “bueno, de toda la montaña de Lugo”, matiza, y quiere que sus clientes de Perriturismo se enamoren de ella también. Por eso prepara planes muy personales, acompaña a sus grupos a las actividades y busca las más adecuadas para ellos, “pero siempre en pequeños grupos, detesto el turismo de autobús, no creo que sea el ideal para esta zona de carreteras estrechas y un modo de vida tan relajado”, explica.

Mucha gente le pregunta si expandirá el Perriturismo a otras zonas de Galicia, y confiesa que ya tiene ofertas: “En breve lanzaré paquetes con alguna casa rural fuera de la Ribeira Sacra, siempre manteniendo la filosofía de que los perros puedan estar sueltos, libres y ser felices, por eso no me sirve cualquier zona ni todos los entornos”. También está colaborando en el décimo aniversario de Cabanas de Lires, una casa rural “dog friendly” del norte de Galicia, y ha incorporado a su equipo a Rutea, una empresa que traza rutas turísticas que se llevan en una aplicación móvil, para que haga sus planes de Perriturismo en la orilla de Ourense de la Ribeira Sacra, ya que ella vive en la de Lugo. “Quiero que Perriturismo genere dinero en estas aldeas, porque quiero demostrar que el turismo con perros es una fuente de riqueza para las bodegas, los restaurantes, las casas rurales…”, dice Paula González, que vive con seis perras (uno es macho pero dice que se niega a usar el género masculino porque ellas son clara mayoría), una gata, tres periquitos y dos tortugas, todos rescatados o adoptados.