XORNAL ESCOLAR

¡No a la violencia, sí a la igualdad!

En la adolescencia, chicos y chicas comienzan a confirmar su personalidad, actitudes y relaciones íntimas con el sexo opuesto, por eso es importante trabajar desde edades tempranas

Escolares del IES Cidade de Antioquía perfilan un mural que ellos mismos elaboraron.
Escolares del IES Cidade de Antioquía perfilan un mural que ellos mismos elaboraron.
¡No a la violencia, sí a la igualdad!


¿Qué es la violencia de género?

Desde la ONU, se define la violencia de género como: “Todo acto de violencia basado en el género que tiene como resultado posible o real un daño físico, sexual o psicológico, incluidas las amenazas, la coerción o la privación arbitraria de la libertad, ya sea que ocurra en la vida pública o en la vida privada”

El contexto escolar, al ser una pequeña réplica del sistema social, no es ajeno a este tipo de violencia. Las investigaciones realizadas coinciden en la necesidad de modificar tanto el currículo explicito como el oculto y tratar de plantearlo desde una perspectiva de género adecuada para todos los alumnos y alumnas que integran los centros educativos, corrigiendo situaciones de desigualdad entre mujeres y hombres. 

¿Qué objetivos nos marcamos?

Desde la escuela es posible trabajar la temática de género, desde un principio básico de la enseñanza como es la coeducación; y eso, es  lo que intentamos hacer desde el curso pasado hasta hoy en el IES Cidade de Antioquía. Para ello, solicitamos a la Xunta de Galicia, el “Contrato-Programa de Mejora de la Convivencia y promoción de la igualdad en los centros”. Para nosotros/as coeducar es desarrollar todas las capacidades de nuestro alumnado, eliminar ideas preconcebidas sobre el hecho de ser mujer u hombre y formar personas  dialogantes, respetuosas y tolerantes. Conseguimos de esta forma educar en igualdad de condiciones y oportunidades. 

Por tanto, la escuela debe construir una cultura social en la que las actitudes y expectativas de desigualdad ante hombres y mujeres se aplaquen. Aunque no es tarea fácil ya que en nuestra sociedad está muy arraigada una cultura patriarcal en la que desde la infancia hombres y mujeres están condicionados en la forma de pensar, sentir y actuar en función del sexo, limitando la libertad personal y la verdadera formación del propio “yo”.

¿Qué detectamos?

En la adolescencia, chicas y chicos comienzan a confirmar su personalidad, actitudes y relaciones íntimas con el sexo opuesto. También comienzan a conocerse, de tal forma que a esa edad se cuestionan todos los valores adquiridos con el fin de encontrarse su propia autonomía. En mis años de experiencia como orientadora escolar en diferentes institutos de Educación Secundaria del territorio español, observé diferentes conductas machistas entre los adolescentes y situaciones en las que el chico controla a la chica: “¿Dónde estabas que no me contestabas al WhatsApp y tu última hora de conexión fue tal?”, “¿Qué haces hablando con ese chico?”, “no me gusta esa falda corta”…Me  llama la atención como desde edades tan tempranas, se continúan cumpliendo unos estereotipos de sociedad patriarcal que supuestamente ya habíamos superado pero se ve, en el día a día de las aulas  y los  centros que no es así.
En el caso de nuestro IES, detectamos en el análisis de necesidades que hacemos a principio de curso diferentes actitudes que queremos mejorar. Nos encontramos en un entorno donde en algunas ocasiones la mujer queda relegada al ámbito doméstico familiar, dedicándose exclusivamente al cuidado de menores o mayores en situación de dependencia. Creemos fundamental, romper estos cánones en nuestros alumnos y alumnas y de esta forma tratamos de desarrollar diferentes actividades con carácter de prevención primaria para evitar la reproducción de estereotipos machistas y el desarrollo de conductas violentas en el futuro. 

¿Qué actividades planteamos?

No queremos que el concepto “igualdad”, quede  en una charla puntual sobre violencia machista. Por eso, intentamos trabajarlo de forma transversal a lo largo de las diferentes materias. En la Educación Secundaria Obligatoria, a través de la tutoría, trabajamos diferentes actividades para erradicar conductas violentas (visionado de películas y documentales, mesas de debate…) En el presente curso, el alumnado está poniendo nombres de mujeres relevantes a las diferentes aulas. No queremos hablar del aula de 4º ESO A, queremos que esa sea el aula de Frida Khalo  (por ejemplo).

En las materias de Historia y las diferentes lenguas, trabajan la visión de la mujer a través del periplo histórico, desarrollando proyectos y murales de las más significativas y también de aquellas más desconocidas, que no han tenido el papel que merecían. También trabajamos con películas donde se realza la figura de la misma, o la lucha de movimientos feministas, como el sufragista. 
Intentamos vincular la no violencia a todos los días significativos del centro, no solo al 25 de Noviembre o al 8 de Marzo, por ejemplo, para la celebración de Navidad, se va a realizar gracias a la colaboración del Departamento de Música, la interpretación de canciones donde se defienden los derechos de la mujer. 

Nuestro reto, es hacer también un patio coeducativo con el Departamento de Plástica, convirtiendo el juego en un acto lúdico e igualitario. 

A mayores y para que el alumnado conozca testimonios reales, traemos mesas redondas de mujeres que han experimentado más o menos dificultades en su vida laboral por el hecho de pertenecer al género femenino o testimonios reales de víctimas de violencia machista. Creemos que de esta forma, el alumnado empatiza y se sensibiliza en mayor grado con esta temática.