BALONCESTO

La mejor LEB Oro en años

La llegada de Manresa y Sevilla desde la Liga ACB y el ascenso de Valladolid refuerzan una competición que se consolida con 18 equipo inscritos

Wright trata de lanzar ante el brasileño Dos Anjos.
Wright trata de lanzar ante el brasileño Dos Anjos.
La mejor LEB Oro en años

No habrá novedades. La LEB Oro confirmó su crecimiento consolidando las 18 plazas previstas para la categoría. La temporada pasada se aumentó y ahora se ratifica en su formato más ambicioso, el que tuvo en su mejores años, en los que era la quinta mejor liga de Europa.

La LEB Oro 2017/2018 aumentará todavía más su nivel al contar con tres plazas históricas en el baloncesto nacional. Los dos que descienden desde la Liga ACB, Manresa y Betis, y uno de los que asciende de la LEB Plata, Valladolid. Entre las tres ciudades suman casi 90 temporadas en la máxima categoría nacional. Ahí es nada.

Sin duda serán uno de los alicientes de la nueva temporada. Los pucelanos, liderados por el exentrenador del COB Paco García y con una afición entendida, fiel y exigente. Sabrá a gloria el salto de categoría para un proyecto vertiginoso y liderado por el exinternacional Mike Hansen. En su tercera temporada el CBC Valladolid está en la antesala de la ACB.

Los descendidos

Será más complicada de digerir la LEB Oro para dos históricos como Sevilla y Manresa.

El ahora Betis ascendió el mismo año que el COB (1989), pero ya no volvió a bajar. Una afición complicada de fidelizar, pero una ciudad capaz de generar proyectos imponentes como para llegar a ser dos veces subcampeones de liga y una vez de la Copa del Rey.

El Manresa todavía ha ido más allá. La "aldea gala" capaz de derrotar a los más poderosos  hasta ganar la Copa del Rey (1996) y la Liga ACB (1998). En dos temporadas consecutivas se libró del descenso administrativamente y en la primera década del siglo XXI tocó la LEB en tres ocasiones.

Los dos serán claros favoritos para regresar con los grandes. Tendrán presupuesto para marcar la diferencia en una LEB Oro que es ahí donde mantiene su talón de Aquiles. Pocos clubes se antojan capacitados para pelear fichajes a los recién descendidos.

Melilla, Breogán o Palencia harán proyectos ambiciosos. El primero mantiene todos los años una ayuda pública superior al millón de euros, el segundo no estuvo lejos de esta cifra la campaña pasada y el tercero es apuesta fiable desde hace años. 

Oviedo, Básquet Coruña o Palma deberían ser alternativa. Los tres tienen proyectos al alza. Los asturianos no dejan de dar pasos adelante y repiten con Carles Marco en el banquillo y los baleares empiezan a dar señales en el mercado de que van en la misma línea. En A Coruña, igual. Han fichado a Gustavo Aranzana, renovado a Olmos y Hernández y ofertado por Jason Cain.

El tercer vagón es más modesto. Los que no tienen presupuesto para luchar el ascenso y deben decidir si son capaces de ilusionar o les toca sufrir. Cáceres ha hecho oferta a Fran Guerra; Lleida tiene buena parte de la plantilla cerrada; Castellón va en serio con jugadores como Juan García, Alfredo Ott o Edu Gatell; el COB confía en mantener a Gonzalo García de Vitoria y encomendarse a él y en Huesca han tocado el cielo y el infierno en temporadas consecutivas.

El Prat, sin vinculación con el Joventut; el filial del Barcelona; el sorprendente Araberri o el recién ascendido Azpeitia son todavía más imprevisibles en una Liga siempre generosa con las sorpresas. Siempre apasionante.