Atardecer

Seis veleros fondeados

«casi, casi, abarloados»

en esta hermosa bahía

de Riveira Santa Uxía

 

Las anclas largas al fondo

fijan a estos veleros

descanso profundo y hondo

hasta el orto y sus destellos

 

Emprenderán nuevas rutas

en la ancha y larga mar

cubriendo sus singladuras

con brío y destreza sin par

 

Foque y mayor a los vientos

mano al timón y sextante

y ganando barlovento

con la carta a todo instante

 

Feliz singladura!