Foto de Whattsapp

Foto de Whattsapp

Dos meses atrás, cuando el COB iniciaba su remontada, hice la comparativa entre el equipo de Gonzalo García de Vitoria y los Spurs de Gregg Popovich para destacar su fortaleza defensiva. Insisto ahora, cuando es capaz de convertirse en una explosión ofensiva -97 puntos anotados ante Araberri y 93 ante Valladolid-. Y siempre valorando ese trabajo colectivo, auténtico mantra táctico de ambos técnicos, donde cada jugador tiene un rol muy definido y con el colectivo muy por encima de las individualidades. No es cuestión trivial que la remontada y posterior triunfo en Valladolid partiera del esfuerzo defensivo de quienes tienen asignado ese trabajo, Ndoye, Moreno o Rodríguez.

Condición que a decir del periodista Andrés Monje convierte a los Spurs en un equipo "capaz de encontrar simetría en prácticamente cualquier contexto competitivo". Como al COB, en su mutación, es un equipo capaz de competir en todo momento. Capaz de condicionar en su ordenación táctica a cualquier rival.

García de Vitoria, sin obviar el trabajo defensivo, intenta agregar un sistema ofensivo, a semejanza de los Spurs, que bien podríamos definir como más efectivo que complejo. Siendo el COB avezado alumno en el "uso" de las esquinas -generar tiros abiertos- bien se podría decir que, en este momento, a tenor de lo visto ante Valladolid, donde Johnson se fue a las 7 asistencias y Rozitis hasta los 22 puntos, progresa adecuadamente en cuanto a interpretar la "continuación" (pick&roll).  

Que la foto de Popovich sea imagen en el WhatsApp de Gonzalo García de Vitoria igual no es cuestión baladí.