El coche diésel, culpable

El coche diésel, culpable

No podemos dudarlo, emite dióxido de nitrógeno (NO2) irritante y tóxico que incluso se puede convertir en lluvia ácida con el agua (ácido nítrico). Así que, sin dudarlo, algunas autoridades ya están pensando en eliminar coches diésel de cierta edad. Ocurre que normalmente los tienen la gente que no pueden cambiarlo por falta de dinero, los utilizan poco. Básicamente se desplazan para ir al médico o buscar en muchos casos a sus nietos al colegio en la mayoría de los casos. Supongo que deben de estar circulando millones para que se tomen medidas tan tajantes, no quiero pensar que lo hagan por motivos recaudatorios. No niego que son contaminantes.

También produce NO2, y ahí no se toma ninguna medida, el gas natural que se utiliza con tanta profusión en producción de energía eléctrica (muy cara), en calefacción, cocinas en casas, bares-cafeterías, restaurantes. Me dirán que se toman medidas para evitar escapes y evitar explosiones, no para reducir la emisión de NO2, ¿acaso no se controla en los coches la emisión en ITV? También se encuentra en incendios forestales y chimeneas. No existen estudios sobre la polución causada por los diferentes usos que producen NO2, que en su combustión emite CO2, lo que no es despreciable pues ambos son contaminantes.

Repetimos lo mismo, primero incentivar la compra o contratación de algo, para pasados unos años decir que es malo y hay que cambiar (ejemplos, la tarifa nocturna o el coche diésel). Siempre pagan los de menos poder adquisitivo, no importa la ideología, siempre encuentran la disculpa. Ahora el coche que poseen los que por su “enorme” pensión o salario no puede adquirir otro, y tiene que pagar los impuestos correspondientes, pero no podrán circular libremente y menos aparcar aun pagando. No exagero, Barcelona y Madrid ya lo están preparando. La noticia en Barcelona ya la dieron, con similares características tenemos las de Madrid: el Ayuntamiento prohibirá la circulación a los vehículos de gasolina anteriores a 2000 y a los diésel matriculados antes de 2006, que además no podrán aparcar en la zona de Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) desde 2020. Por cierto, todo ello no afecta a los de emisión cero ¿eléctrico?, pero la producción de electricidad es contaminante.