La cerveza caliente

La cerveza caliente

A segura un estudio realizado por Cerveceros de España sobre el "verano ideal"  que los gallegos lo identificamos con "cerveza, tapas y playa". Cambien el territorio y la conclusión sólo varía en los porcentajes. Estas encuestas vienen fenomenal para superar la pereza de rellenar el folio mientras una gran parte del personal tiene los pies en el agua porque la actividad política entra en ralentí. Aunque los datos son tan previsibles como la foto de un representante público de garbeo electoral por el país del millar de verbenas y 300 orquestas, sorprenden los principales motivos que "arruinarían el verano ideal para los habitantes de Galicia: "el mal tiempo, una llamada del jefe, el móvil estropeado o una cerveza caliente". 

El estudio parece cocinado por un maestro cervecero después de una larga jornada de catas porque, según la toma de agencias que recoge el trabajo, "los otros escenarios adversos son, aunque a mayor distancia, problemas familiares, enfermedades o accidentes". En este momento es inevitable pensar en el hombre de 65 años, enfermo de parkinson e invidente, que murió el sábado pasado en el Punto de Atención Continuada (PAC) de A Estrada mientras el médico de guardia estaba atendiendo una urgencia fuera del centro. José Manuel regresó como cada verano a su pueblo desde Asturias y encontró la muerte tras unos días padeciendo dolores de estómago y náuseas. Lo atendió una enfermera que estaba en el PAC como paciente.  

Y cuando sucede una tragedia de estas características, los responsables acostumbran a equivocarse también en la gestión de las explicaciones a la ciudadanía. El Defensor del Paciente ha solicitado a la Fiscalía que investigue la muerte, los trabajadores de los PAC han firmado una carta abierta denunciando la falta de personal, el Colegio Oficial de Médicos de Pontevedra solicita a la Consellería de Sanidade que afronte con urgencia la reordenación de la atención primaria... Las quejas se suceden e irán a más mientras el departamento que dirige Jesús Vázquez Almuíña hasta el momento ha respondido con un comunicado en el que se resaltó la enfermedad crónica del fallecido. Cuando un político se adelanta reconociendo un error está más cerca del perdón y de la solución.