Se necesita pediatra, pásalo

Se necesita pediatra, pásalo

El miércoles se supo que la presidenta de la asociación El Defensor del Paciente ha solicitado por escrito a la Fiscalía Superior de Galicia que investigue "la falta de pediatras por el peligro que puede suponer que una incidencia no sea atendida por un especialista". Argumenta Carmen Flores que "es algo que viene sucediendo de forma constante y que la Administración no tiene interés en solucionar". El fiscal Fernando Suanzes no se ha pronunciado ante una solicitud que cuando menos resulta curiosa.

En la tierra con la segunda natalidad más baja del Estado y la mortalidad más alta tras más de dos décadas firmando una tasa de fecundidad por debajo del índice de reemplazo hay carencia de pediatras. El presidente Feijóo respondió lamentando "el déficit, aunque esto no es un problema de Galicia, sino de toda España". Con las vacaciones hay consultas que quedan vacías "al no haber sustitutos. Si alguien es pediatra y quiere trabajar en Galicia sólo tiene que ponerse en contacto con el Sergas y será inmediatamente contratado". Palabra del presidente Feijóo en la rueda de prensa tras el  Consello de la Xunta. Sólo falta el "Pásalo" por si algún pediatra no se ha enterado porque la oferta parece firme. Lo dijo tras el Consello en el que la Xunta aprobó la apertura del plazo para la solicitud de ayudas para aumentar en una quincena la red de casas nidos en el rural hasta un total de 61 centros y 305 plazas de cero a tres años en municipios de menos de 5.000 habitantes. La sensibilidad de los que gobiernan varía según las vueltas personales y la reciente paternidad de Feijóo no resultará indiferente en la manera de abordar los asuntos relacionados con los cativos.  

Aunque hay voluntad para contratar pediatras, los aspirantes a galeno pasan de esta especialidad por aquello del pan para hoy. Los datos del paro refrescan las cifras en Galicia hasta situarla en la comunidad donde más han crecido las afiliaciones (15.047) en el mes de julio y Noa Presas, diputada del BNG, elevó el voltaje parlamentario al denunciar que la orden que prepara el Gobierno central por las sentencias que obligan a compensar a las eléctricas por los extracostes de producción hará que la tierra que la fabrica sea la que más pague por la luz. Es un asunto de alta tensión.