La patada y el derbi

La patada y el derbi

Lo peor de un derbi no es perderlo, sino perdérselo. Escuchar a más de 300 kilómetros a deportivistas y celtistas entonar en Riazor a una sola voz los versos del himno gallego escritos por Eduardo Pondal ablanda el lagrimal. Canta la tierra antes de que se desaten las pulsiones futboleras. Por un momento así da igual, o casi, que Borges no sepa ejercer de delantero 'colillero' como Iago Aspas.   

Ganó el Celta o perdió el Dépor, que parece lo mismo pero es muy distinto. Sucede cuando un equipo llega al campo empatado de casa. Sobre todo ganó el fútbol gallego y 'O Noso Derbi', con más de mil celtistas visitando sin incidentes el estadio del eterno rival. "Hoy va a haber jaleo en la grada", pronosticó un tipo en un garito de la montaña leonesa al sugerirle al tabernero que entre ver un Dépor-Celta y un Sporting-Granada no hay comparación para pasar la tarde del domingo. "Es que en Galicia no os andáis con coñas", prosiguió el cliente ante el desconcierto del único gallego que se encontraba en el local. "¿No has visto las imágenes de un acto de Beiras en el que acabaron a guantazos?", añadió. El hombre, además de estar informado, sabe quién es Xosé Manuel Beiras. 

Acabó el derbi sin puntos de sutura reseñables en la grada, la afición del Celta regresó a Vigo cantando la 'Rianxeira' y a la del Dépor le quedó la 'boracheira' del 'Miudiño' para digerir el errático y conservador planteamiento perpetrado por Pepe Mel en el partido más importante de la temporada.

"No te olvides de ver el vídeo del acto de Beiras", insistió el paisano al despedirse. Riazor le había destrozado su agorera previsión pero la línea argumental no había variado respecto a los gallegos. Las imágenes de la segunda asamblea de Anova destrozan en unos segundos el trabajo de los últimos años. Un político de presa como Miguel Tellado, secretario general del PP gallego, ya tiene carbón para mantener la crítica durante unas semanas. Que si fueron unos jóvenes de Xeira y exmilitantes de la FPG los que se enzarzaron; que si uno de Cangas se encaró a gritos con el veterano referente del nacionalismo cuando defendía la confluencia con otras sensibilidades... "A esquerda en Galicia ou é mestiza ou non vai ser", dijo hace tiempo Yolanda Díaz. Y lo sabe hasta el PP.