Los efectos de la droga 'Serenity': pasa de la calma a querer morder a policías