Deporte local

¿Quiere ascender? Llame a Seoane

Deporte local

TERCERA DIVISIÓN

¿Quiere ascender? Llame a Seoane

Seoane saluda a dos pequeños en los actos de celebración del ascenso del Racing de Ferrol.
photo_cameraSeoane saluda a dos pequeños en los actos de celebración del ascenso del Racing de Ferrol.

El defensa ourensano del Racing de Ferrol vivió el quinto ascenso de su carrera deportiva (todos a la primera) y busca volver al fútbol profesional

Un ascenso es como una boda gitana, celebraciones y festejos que se alargan varios días. En medio de esa vorágine está Diego Seoane (Ourense, 26 de abril de 1988). Y sabe bien lo que es vivirla. Hasta en cinco ocasiones. Porque el lateral derecho ourensano asciende casi todo lo que toca. El pasado domingo conseguía su quinto éxito en Jaén, defendiendo la camiseta del Racing de Ferrol. En una temporada donde tres de los equipos ourensanos (Barco, Ourense CF y UD Ourense) tocaron con la punta de los dedos la fase de ascenso, Seoane le puso el sello "made in Ourense" a la fiesta ferrolana.

"Quinto ascenso y todos a la primera. Es la leche. Uno con el Ciudad de Santiago, otro con el Fabril, dos con el primer equipo del Dépor y ahora este. Es un alivio porque no le vi la cara amarga a las fases de ascenso. Mentalmente tiene que ser difícil superar una eliminación en la primera ronda y tener que hacer dos más para conseguir el objetivo. Ahora tengo una ilusión. Me falta conseguir el ascenso de Segunda B a Segunda y espero conseguirlo con el Racing".

Seoane salió de Ourense al finalizar su etapa cadete, cambiando el blanquiverde del Pabellón por el blanquiazul del Deportivo de la Coruña. A partir de ahí, una carrera que le llevó al filial y primer equipo herculino, al Ciudad de Santiago, Córdoba, Lugo, Ponferradina y hasta el moldavo Dacia. Ahora cumplió temporada y media en tierras ferrolanas donde ya le ha visto la cara y la cruz al fútbol. "Llegué en enero de 2018 cuando el equipo había hecho solo 16 puntos en la primera vuelta. Con esa puntuación sabes que es difícil. Pusimos todo para salvar la situación, pero faltaron puntos. Sacar todo lo de casa no bastó para seguir en Segunda B".


El peso de la obligación


A pesar del paso atrás, no dudó en renovar y volver a Tercera División. "Acababa contrato pero, nada más descender, ya quería renovar porque el proyecto es muy bueno. El Racing no es de Tercera y teníamos que subir. Los jugadores teníamos una obligación que nos poníamos nosotros mismos. Hubo  momentos de la temporada con muchos problemas y a eso es a lo que más valor le doy"

Seoane sabe bien que, como le pasó a los equipos ourensanos, los baches en Tercera se pueden pagar muy caros. "Aquí tienes que ponerte el mono de trabajo. Hay que conocer la categoría. Nuestro equipo tardó un poco pero se supo adaptar bien. Tomamos consciencia de que teníamos que correr todos para que pasara lo que pasó. Es una categoría en la que hay que currar mucho y trabajar los partidos".

Su futuro pasa por no moverse y afrontar nuevos retos, sin perder de vista el particular "ascensor" en el que vive. "Tengo contrato y creo que el club está contento. Ascender sería bonito para mí y para la ciudad. Yo cuando vine sabía que detrás había gente que no se mete en cualquier sitio, que apuesta por proyectos importantes. Tenía claro que quería estar aquí y el descenso no afectó. Quería escuchar al Racing aunque fuera en Tercera porque pensé que si algún día puedo volver a Segunda , este es el sitio ideal para conseguirlo".

Esquivó una plaga de lesiones que necesitó de la ayuda de ajos
Diego Seoane se libró. Más allá de un pubis que de vez en cuando molesta pero que le respetó durante la temporada, el ourensano no fue una de las muchas víctimas del Racing que sufrieron graves lesiones. "La cosa fue tan grave que  incluso algún compañero llevó ajos a su taquilla. Imagínate. El tema de las lesiones, como esta temporada aquí, no lo he visto en ningún otro sitio. Además, se lesionaron jugadores que nos daban mucho. Pero bueno, nos reforzamos bien y conseguimos cubrir las bajas", destaca el defensa ourensano.