PAPELES DEL ROCK

45 años de la Nochevieja más eléctrica

"Era Nochevieja y todo el mundo estaba borracho, pero aún así hicimos un show demoledor, brutal, les dejamos a todos la cabeza aplastada"

Imagen de la primera actuación de los AC/DC, con una estética lejos de la que la banda popularizó años después.
Imagen de la primera actuación de los AC/DC, con una estética lejos de la que la banda popularizó años después.
45 años de la Nochevieja más eléctrica

Aquí en España, la Nochevieja de 1973 siempre se recordó por la eterna y recurrente discusión sobre la subida de los precios del marisco y del cordero aprovechando las fiestas, lo mal que TVE explicaba lo de los cuartos y las campanadas en la retransmisión anual del final del año desde la Puerta del Sol de Madrid y por la resaca del profundo impacto que causó el atentado en el que ETA acabó con la vida del presidente del gobierno, Carrero Blanco, haciendo literalmente volar por los aires su coche oficial tan solo unos días antes. Literalmente en nuestras antípodas, en la ciudad australiana de Sydney, unos pocos privilegiados que con toda seguridad jamás imaginaron que esa noche estaban asistiendo al nacimiento de una de las bandas más monstruosamente grandes de la historia del rock, despidieron 1973 viendo en el escenario del Chequers Club la primera actuación oficial de AC/DC. 

Tanto en la web oficial de AC/DC como en la mayoría de biografías, incluso en las más documentadas, se reconoce que aquellos casi recién formados AC/DC hicieron en ese mismo local, el Chequers Club de Sydney algunas actuaciones a modo de grupo semi-residente durante aquella navidad de 1973, pero sin un nombre definido, e incluso sin aparecer siquiera en los carteles ni en los folletos de la programación del club. Es decir, el grupo ya existía, tenía incluso algunas canciones propias, pero la primera vez en la que se presentaron al público bajo el nombre de AC/DC fue en esa ocasión, en esa Nochevieja de hace en estos días, mañana 31 concretamente, 45 años. 

Dave Evans (voz), Malcom Young (guitarra y bajo), Angus Young (guitarra), Larry Van Kriedt (bajo y saxo) y Colin Burgess (batería) fue la formación de AC/DC que debutó esa noche. Como es sabido, meses más tarde Dave Evans fue reemplazado por el mítico Bon Scott y con la excepción de los dos hermanos Young, el resto de miembros iría también variando hasta estabilizarse la formación con Scott como frontman, Cliff Williams en el bajo y Phil Rudd en la batería. Cabe reseñar que, como puede verse en la fotografía que se conserva de aquella primera actuación y que aquí reproducimos, su aspecto era muy distinto del que más tarde les haría populares. Si desde que alcanzaron la fama su indumentaria no podía ser más sencilla –deportivas, vaqueros y camisetas, como cualquiera de sus roadies o fans- en sus comienzos AC/DC era una banda que se movía en lo que desde 1972 se conocía como Glam-Rock, y nunca ocultaron que trataban de llamar la atención vistiéndose al estilo provocador de unos Slade, The Sweet o Gary Glitter. Además el nombre de AC/DC además de su significado de “corriente continua/corriente alterna” en argot podía significar homosexual, lo cual les proporcionaba una ambigüedad que pensaron también podía resultarles provechosa. Lo del disfraz de colegial de Angus Young es lo único que se salía del guión. 

En aquella época era costumbre que los grupos que tocaban en salas hicieran dos conciertos idénticos, lo que se llamaba dos “pases”, uno seguido de otro con un descanso en medio de 30 ó 35 minutos en los que se ponían discos para que las parejas bailasen. AC/DC hicieron dos conciertos, uno en 1973 y otro ya en las primeras horas de 1974, en los cuales por un lado tocaron tres temas propios, “Can I Sit Next To You, Girl?” que sería su primer single editado en julio de 1974 y el único grabado con Dave Evans como vocalista, “Rockin'in The Parlour” –la cara B de ese single- y “Rock´n´Roll Singer”, que se publicó más tarde en diciembre de 1975 en su segundo larga duración, ‘T.N.T’. El resto del repertorio se compuso a base de versiones, entre ellas “Scool Days” de Chuck Berry, que también grabarían para ‘T.N.T’,  de los Beatles, "Get Back" y "I Want You (She's So Heavy)", de Big Joe Williams, “Baby, Please Don’t Go”, de los Rolling Stones, “Jumpin´Jack Flash” así como otras de Little Richard y Elvis Presley. Según las crónicas de aquella noche, Angus Young se enfrentó a su hermano en un duelo de guitarra y también tocó su propio solo de 20 minutos de duración.

Si usted es de esos mitómanos que cuando viaja a París va a ver la tumba de Jim Morrison en el cementerio de Pere-Lachaise o el local donde estuvo ubicado el The Cavern en Liverpool para tratar de imaginar como era el ambiente en el que los Beatles hicieron sus primeras actuaciones, no trate de encontrar el Chequers Club en Sydney caso de que tenga oportunidad de viajar allí. Chequers fue el club nocturno más famoso de Sydney después de inaugurarse en Pitt Street en 1953, mudarse a Goulburn Street en 1959, en el  sur del distrito financiero de Sidney, y finalmente cerrar definitivamente sus puertas en 1980. Tenía una aforo máximo de 550 personas, por su escenario pasaron desde Frank Sinatra, Shirley Bassey o Sammy Davis Jr. a INXS, Midnight Oil o las Vixen además de los propios AC/DC y fue el único club nocturno australiano que llegó a figurar en la revista Variety como uno de los 10 mejores clubes del mundo.

"Conseguimos nuestro primer concierto en una de las mejores discotecas de Sydney como el Chequers gracias a Colin Burgess, que había tocado con una de las bandas residentes anteriores, The Masters Apprentices. Además cuando el dueño del club supo que los dos hermanos pequeños del famoso George Young formaban parte de la banda, le encantó la idea de que tocásemos allí”, recordaba Dave Evans, que aseguró también que el concierto fue absolutamente espectacular, auténtica dinamita. "Era Nochevieja y todo el mundo estaba borracho, pero aún así hicimos un show demoledor, brutal, les dejamos a todos la cabeza aplastada. Fue alucinante, hicimos nuestro debut en un local absolutamente lleno de gente que se vuelve loca en la víspera de Año Nuevo. No podríamos haber tenido un mejor comienzo".

Pocos años más tarde, a finales de los 70 AC/DC llegaron a Inglaterrra, después a Estados Unidos, alcanzaron el estrellato mundial con su legendario ‘Highway To Hell’, vivieron la tragedia de la muerte de Bon Scott y tras la edición del mega-multimillonario álbum ‘Back in Black’ –el disco de Hard Rock más vendido de toda la historia en todo el mundo- se convirtieron en la formación más admirada, idolatrada y seguida del Hard Rock-Heavy Metal –a pesar de que su fundador Malcolm Young siempre se refirió al grupo simplemente como una banda de Rock´n´Roll- y que ha estado en lo más alto durante más de tres décadas. Hoy su futuro es incierto y en caso de continuar, se augura que habrá profundos cambios en los próximos AC/DC, pero… ahí queda su fascinante y maravillosa historia. Una historia que comenzó durante una fiesta de Nochevieja como la de mañana. Por cierto, que la disfruten y que nos sigamos encontrando en estos papeles también en 2019.