FÚTBOL | TERCERA

Modesto, presidente de la UD Ourense: "Es el momento de marcharse"

El presidente de la UD Ourense, Modesto García, analiza la situación del club a dos días de la Asamblea Ordinaria en la que quieren poner punto y final a su mandato

El presidente de la Unión Deportiva Ourense, Modesto García, en La Región. (MARTIÑO PINAL)
El presidente de la Unión Deportiva Ourense, Modesto García, en La Región. (MARTIÑO PINAL)
Modesto, presidente de la UD Ourense: "Es el momento de marcharse"

Fue una de las cabezas visibles de un proyecto que empezó en la grada de Tribuna del estadio de O Couto en el verano del 2014. Desde ese momento, Modesto García Puga (Madrid, 1974) se convirtió en el presidente de la Unión Deportiva Ourense. Ahora, cumplen la quinta temporada al frente de un club que ha decidido abrir las puertas para que la entidad "siga creciendo". Este jueves celebrarán una asamblea ordinaria en la que, además de presentar las cuentas, también expondrán el fin de su legado en la junta directiva.

Un camino de cuatro años que, como el propio presidente reconoce, "ha pasado demasiado rápido. Creo que estamos viviendo un sueño que era inimaginable. Hemos conseguido situar al club en una categoría nacional, algo que llena de orgullo a todo el ourensanismo". Y casi sin tiempo a saborear los éxitos, "esto va tan rápido que casi tenemos obligación de jugar una promoción y pienso que no es así. Que la gente piense donde estábamos en 2014, intentando dar los primeros pasos y donde estamos ahora".

Un crecimiento deportivo que también va unido al social: "Pienso que la cosa va perfecta en los dos ámbitos, pero sin perder el norte y sabiendo lo que es Ourense. Ahora mismo ya superamos los 1. 700 abonados reales, que considero que es una cifra muy buena, que no tuvo CDO en muchos años. Pero también tenemos claro que para seguir creciendo debe de unirse más gente para que todo esto pueda tener futuro". Y no quiere ponerle techo a este crecimiento: "Llevamos el sentimiento del desaparecido CDO y eso es un peso grande que debemos saber soportar. Ahora mismo el límite está en Tercera, por eso pienso que no debemos cerrar puertas a lo que pueda venir y en ese futuro me gustaría verlo en una categoría superior o en el fútbol profesional".

Un presidente que está menos "guerrero" que cuando comenzó. "Sí, sí, bastante menos. Vas conociendo más a la gente y te das cuenta de que no te lleva a ninguna parte. El club ha crecido y hay mucho trabajo cada día. Tenemos el lastre de las subvenciones y así es imposible competir con los demás y seguir creciendo. Ojalá que cuando nos vayamos el que venga tenga más ayudas, que el deporte ourensano vuelva a tener subvenciones nominativas en el concello como tienen las demás ciudades de Galicia. Aquí están acostumbrados a que le vayas a pedir a la puerta y eso nosotros siempre lo hemos evitado".