FORO LA REGIÓN

Jaume Funes: "Hoy no es posible ser un adolescente sin tener un smartphone"

El psicólogo, educador y periodista Jaume Funes protagonizará en la tarde de este miércoles, a las 20,15 horas en la sede de Afundación, la conferencia "La educación con adolescentes: quién y cómo se educa a los adolescentes de hoy", dentro del Foro La Región

El psicólogo, educador y periodista Jaume Funes.
El psicólogo, educador y periodista Jaume Funes.
Jaume Funes: "Hoy no es posible ser un adolescente sin tener un smartphone"

El psicólogo, educador y periodista Jaume Funes protagonizará esta tarde, a las 20,15 horas en la sede de Afundación, la conferencia "La educación con adolescentes: quién y cómo se educa a los adolescentes de hoy", dentro del Foro La Región.

¿Es cada vez más difícil educar a los adolescentes?

Más que difícil, yo lo veo apasionante. Es un mundo donde no valen las reglas anteriores y donde hay cambios constantes, muy acelerados. La dificultad está en que los adultos somos muy desmemoriados y olvidamos que todos hemos tenido adolescencia y hemos hecho padecer a nuestros padres. Por otra parte, como buena parte de los mundos en los que están nuestros hijos nos son desconocidos, nos asustamos; preferiríamos tener un buen control de internet, algo imposible, en lugar de interesarnos por qué aprende mi hijo en un mundo virtual. Sobre la sexualidad, seguimos explicándosela con diapositivas del aparato reproductor a sujetos que han visto horas de porno en los móviles. Se trataría de ayudarles a descubrir la diferencia que hay entre tener un "follamigos" o descubrir cómo se dan los abrazos, los besos...

¿Cuáles son los mayores problemas para esa educación?

Primero, el control es imposible porque cualquier invento que hagamos, ellos lo usarán de otra manera. Hablamos de personas que se están construyendo en un mundo totalmente diferente, un profesor no puede transmitirles conocimiento porque éste lo tienen a mano, sí puede transmitirles el deseo de conocimiento. También han cambiado las relaciones. Para un chico o una chica, sus amigos en la red son tan importantes como los presenciales. Hoy no es posible ser adolescente sin tener un smartphone. Entonces, no se les puede pedir que deconecten, pero sí que aparquen el móvil.

¿Qué más cosas han cambiado en estos adolescentes de hoy respecto a los de la anterior generación?

El chico o la chica que ha entrado a clase a las ocho de la mañana, lo último que ha hecho ha sido enviar una foto a Instagram. Pero hay que pensar que esa mamá que a veces se angustia, tiene que recordar que hace 10 años, cuando ella era joven, antes de salir a la calle se iba 10 veces del armario al espejo hasta decidir cómo salía; hoy, la chica cuelga una foto en la red y cuando recibe cinco "me gusta" ya puede salir a la calle. Cuando hablamos de adolescencia, lo hacemos de construcción de la personalidad dentro de su propio entorno y éste es el suyo y hay que entenderlo.

¿Tiene especiales problemas esta generación de padres para entender a sus hijos?

Entre comillas, saben más de educación que mis padres, por ejemplo. Ahora, no está tan claro que se den cuenta que el hecho de ser padre cambia su vida y requiere darle tiempo. Así, tenemos hijos muy protegidos en la infancia, pero que no sabemos como tratarlos en la adolescencia, cuando siguen necesitando un padre educador, pero distinto, que debe escuchar, estar cerca, tutelar. Podemos reclamar ayudas para libros o comedor, pero no reclamamos horas de padres, y se debería.

¿Qué opina del fenómeno botellón?

El botellón es un punto de encuentro y relación para los adolescentes. Pretender regular eso como un fenómeno que tiene que ver sólo con el alcohol es equivocarse. Por otra parte, deberíamos ser menos hipócritas. Estamos diciendo al chaval que el alcohol es malo -y, en exceso, es malo- y sacamos anuncios uniendo su consumo a una playa maravillosa.