SALUDABLE

Ejercicio en el trabajo, para una empresa al alza

Varias empresas suecas obligan a sus trabajadores a realizar una hora de ejercicio físico por semana, como por ejemplo la marca de ropa Björn Borg

Ejercicio en el trabajo, para una empresa al alza

Varias empresas suecas obligan a sus trabajadores a realizar una hora de ejercicio físico por semana. Es una noticia que se ha publicado durante estos días en diferentes medios de prensa. Entre ellas se encuentra la marca de ropa Björn Borg, creada por quien fue el mejor tenista de la historia en tierra batida, hasta la aparición de nuestro admirable Rafa Nadal.

Entienden estas empresas que esa práctica mejora el rendimiento de sus trabajadores, el ambiente entre la plantilla y reduce las bajas por enfermedad o depresión. Además, estas horas se contabilizan como jornada laboral, algo realmente difícil de concebir en nuestro país, donde todavía importa más la cantidad que la calidad del tiempo de trabajo. 


Ejercicio, ¿pero cuál?


En esta sección somos firmes partidarios del Ejercicio Físico, pero ¿qué tipo de ejercicio? Si la idea es organizar una liga de fútbol sala entre los miembros de la empresa, el resultado puede llegar a ser una batalla campal entre los más competitivos, una fuente de lesiones y gérmen de futuras desavenencias.

Si el propietario de una gestoría es un apasionado maratoniano y pretende contagiar de su entusiasmo a sus empleados, debería pensarlo dos veces antes de obligar a correr a personas sin formación deportiva o lejos de su mejor estado de forma. A veces el remedio es peor que la enfermedad, si no tenemos en cuenta la naturaleza y las necesidades de la plantilla. 


Profesiones y demandas diferentes


Tengamos en cuenta que el trabajo de un informático no es igual que el de comercial puerta a puerta, un reponedor de almacén, una peluquera o un electricista. Cada uno responde a unas demandas musculares y posturales específicas. Cada uno de ellos provoca desequilibrios, tensiones y sobrecargas. Es el profesional quien debería recoger esta información y prescribir el tipo de ejercicio ideal para que éste suponga una terapia y no una carga añadida.

Otra cuestión. Aunque los beneficios del ejercicio físico son innegables, esto no implica que se imponga por decreto y suponga un motivo de despido, como sucede en Suecia. Un buen trabajador lo es por sus méritos y no por cumplir una hora cada semana.