CRÍTICA | CINE

“El secreto de Marrowbone”

Una cinta con sorpresa final que no compensa el aburrido intermedio

Un fotograma de la película.
Un fotograma de la película.
“El secreto de Marrowbone”

José Antonio Bayona, director de “El orfanato”, es el productor de “El secreto de Marrowbone” que trata se seguir un esquema similar en cuanto a la combinación de terror y drama. En esta ocasión, el que se sienta en la silla de director es Sergio G. Sánchez que también es el autor del guión. 

“El secreto de Marrowbone” adolece de todos los defectos que tienen las películas del productor así como, y es justo decirlo, de algunas de sus virtudes. Esto es, que son películas que más que buscar un debate o un reflexión en el espectador, se dirige a su emoción más básica, buscan empatizar con el espectador y ofrecerle lo que este les pide.

“El secreto de Marrowbone” nos muestra la historia de cuatro hermanos, los ahora apellidados ‘’Marrowbone’’, que van a vivir a la casa de los padres de su madre para empezar una nueva vida. Por desgracia, su madre fallece y al ser menores, temen ser separados. Sólo tendrán que esconderse durante unos meses, hasta que el mayor de ellos cumpla 21 años y sea el tutor legal del resto de hermanos.

La película cuenta con una sorpresa final y todo lo que acontece por el medio hasta que se llega a ese momento parece un relleno. Lo que sobre el guión se antoja muy atractivo, puesto que los detalles se van desarrollando poco a poco y con sutileza, mientras que en la imagen todo se antoja lento y un tanto aburrido.