Y COMER

El Tamarindo, el local que cambió el ambiente de la Plaza Mayor

Puede ser un lugar para el desayuno, tomar un café o una caña, una casa de comidas con una carta en la que se fusionan cocinas de distintas culturas o un local para tomar una copa

Fachada del Tamarindo.
Fachada del Tamarindo.
El Tamarindo, el local que cambió el ambiente de la Plaza Mayor

Conozco este establecimiento prácticamente desde que comenzó su andadura, hace ya cuatro años, si no me falla la memoria. Su concepto, como negocio de hostelería dio un cambio radical a la Plaza Mayor de Ourense, porque tras esa singular denominación de Casa Cocina y Patio Bar se engloba un establecimiento que a lo largo del día va evolucionando con el tipo de clientela que se acerca allí. Puede ser un lugar para el desayuno, tomar un café o una caña a media mañana, una casa de comidas con una carta en la que se fusionan cocinas de distintas culturas, el lugar para quedar a la hora del café con un amigo y, así hasta que llega la noche y pasa de restaurante a terraza y local para tomar una copa o incluso asistir a alguna de las actuaciones que protagonizan su programación musical a lo largo del año.

En todos estos formatos, el Tamarindo destaca por la profesionalidad y la gran calidad de sus productos, acompañados por una bodega que apuesta decididamente por los vinos gallegos en general y los de las denominaciones de origen ourensanas en particular. He tenido ocasión de comprobarlo y disfrutarlo comiendo a la carta, o en plan tapeo y alguna vez con su menú.  

No obstante, les propondría una mejora, para el futuro. Ayer comí allí y no me gustó el menú. Es lo malo que tiene apostar a plato único y hacer una cocina arriesgada en la que, puede suceder que un día el gusto del cocinero y el del comensal no coincidan. 

La solución es bien sencilla: o anunciar el contenido del menú en la entrada como la carta (no solo en el Facebook, que no todo el mundo es de redes sociales), o tener más de una opción para cada plato.