REMO

El Castrelo cierra un mes de aprendizaje y buen sabor de boca deportivo

El club consiguió colocarse donde esperaba en el Gallego y Nacional de remoergómetro y en el Campeonato de España de larga distancia a pesar de que buena parte de sus deportistas han dado el salto de categoría esta temporada

En la modalidad de remoergómetro la actividad es constante y el esfuerzo de los deportistas se pone a prueba.
En la modalidad de remoergómetro la actividad es constante y el esfuerzo de los deportistas se pone a prueba.
El Castrelo cierra un mes de aprendizaje y buen sabor de boca deportivo

Una vez pasadas un par de semanas muy intensas en el mundo del remo, es hora de hacer balance de lo sucedido. Primero, con el Gallego de remoergómetro disputado en Ferrol, y el Nacional de la modalidad que tuvo lugar en Ribadavia. Todo ello completado con el Campeonato de España de larga distancia celebrado en Castrelo de Miño. Fueron precisamente los deportistas del Castrelo los que tuvieron mayor protagonismo.

En el Autonómico de remo "indoor" todos los componentes del club consiguieron realizar buenos registros a pesar de no alcanzar los puestos de  podio. Los mejores fueron el juvenil Camilo Martínez y el cadete Tomás Villalba con el 10º y 11º puesto respectivamente.

Alcanzaron el billete para el Nacional, dos deportistas en la categoría cadete masculina y una en júnior masculina. El mejor clasificado local fue Tómás Villalba, que ocupó la posición 18 cadete. Su compañero en esta categoría, Martín Veiga, fue cuadragésimo. El otro ourensano presente, Camilo Martínez, ocupó la posición 33 en la competición juvenil.

Del pabellón al agua. Ese fue el camino que siguió la actividad. Las aguas de Castrelo decidieron los mejores competidores del Nacional de remo de larga distancia. Aquí compitió en la prueba de doble scull cadete masculina con Martín Veiga y Hugo Gil (23ª posición), mientras que en las pruebas individuales el cadete Tomás Villalba fue el vigésimo y el juvenil Camilo Martínez concluyó su presencia en el nacional en la trigésimo sexta plaza.

"Nuestros deportistas compitieron bien. En remoergómero estuvieron en sus tiempos, en una modalidad donde del tercero al vigésimo solo hay 10 segundos. En el agua, es cierto que se pudo hacer algo mejor. Pero hay que tener en cuenta que la mayoría han cambiando de categoría y necesitan adaptarse al salto", destaca Gabriel Fernández, director técnico del club.

Desde Castrelo ya se centran en preparar los siguientes objetivos. "Hay competiciones a finales de febrero y principios de marzo a partir de juveniles. Los más jóvenes tienen que esperar a abril y mayo. Pero lo principal vendrá en junio y julio con los Campeonatos Gallegos y los Nacionales. En Galicia nuestra meta es conseguir medallas. En España hay que luchar por meter embarcaciones en las finales, tanto A como B", apunta Fernández.