EL RINCÓN DEL VETERANO

Cristina Colomo busca completar su historial deportivo con una guinda

La ourensana es ya una institución del deporte en la provincia, en Galicia, en el panorama nacional y quiere dar el salto al internacional. El Mundial de Salvamento en Australia está marcado en el calendario como próximo reto

Cristina Colomo participando en el Correndo por Ourense y en varios campeonatos de salvamento.
Cristina Colomo participando en el Correndo por Ourense y en varios campeonatos de salvamento.
Cristina Colomo busca completar su historial deportivo con una guinda

Es difícil llevar 45 años practicando deporte y aunar todos los records, medallas, premios y marcas de tu larga trayectoria. Y más si te llamas Cristina y tu apellido pertenece a una estirpe de deportistas que tienen un genoma de campeón. Cristina Colomo (24/07/1962) no tiene reparos a la hora de ser sincera sobre su palmarés:"Se me olvidan cosas, son muchos años y muchos deportes los que practico". 

Si abres la puerta de su casa, la vida deportiva de Colomo se observa en las medallas que ha ganado y que cuelgan de cuadros. También tiene cajas donde guarda aquellas que envejecen con el paso de otros hitos. 

A los 10 años, ya estaba nadando en la piscina de Os Remedios. A los 20, celebró sus primeras carreras en atletismo y ahora con 55 no se pone una meta que no se otra que superarse cada día. Admite que le haría mucha ilusión ganar la San Martiño de esta semana pero "es muy difícil, ni en mi categoría lo conseguiré". Una tradición a la que no falta desde que se hacía en As Lagoas. 
Escarbando en sus ilusiones, hay algo que aparece de repente: "Con el estreno de la pista cubierta de Expourense, me encantaría ganar algo en alguna de las competiciones indoor. Me haría mucha ilusión". 

Mente en Australia

Todavía queda un año para la celebración del Mundial de Salvamento en Australia, pero Colomo ya está pensando en ello. "Tengo que buscar patrocinadores para la cita mundialista del año que viene porque es muy costosa. Los vuelos son caros y allí la vida también será cara". 

Sus hijas se han apuntado a ir con ella ya sea "para ir de utilleras, fisioterapeutas o intérpretes". Porque si algo tiene que mejorar es el inglés. "Se me da fatal", dice sonriendo. 

En el aspecto deportivo, le queda un año para pensar en mejorar ciertas técnicas de cara al Mundial. No tiene prisa. Sabe que tiene tiempo y capacidad para hacerlo. Ahora solo toca esperar a que llegue el momento.