HAPKIDO

Formando a pequeños maestros

La Escuela de Artes Marciales Sam Mu Dojang, con Saúl Servia, enseña las bases del hapkido a un grupo de jóvenes aprendices
 

Foto de familia de Saúl Servia con su grupo infantil de hapkido, en sus instalaciones en la ciudad de Ourense.
Foto de familia de Saúl Servia con su grupo infantil de hapkido, en sus instalaciones en la ciudad de Ourense.
Formando a pequeños maestros

Las artes marciales son para todos los públicos, más allá de la edad o el sexo. Eso lo saben bien en la escuela Sam Mu Dojang ("Escuela de las 3 Artes Marciales", en su traducción al castellano). Tras más de 18 años dedicados a esta disciplina, el proyecto arranca de las manos del Maestro Saúl Servia, con el propósito de acercar las artes marciales coreanas a todo tipo de público de la ciudad de Ourense, para que puedan empaparse así de conocimientos y experiencias ancestrales. 

Ese "tridente" de disciplinas que se enseñan en la escuela lo forman el hapkido (defensa personal), el taekwondo y el haidong gumbo (espada tradicional oriental).

Uno de los grupos más significativos que disfruta de las enseñanzas del maestro es el de hapkido infantil, que se esmera en absorber la técnica y en ir depurando sus movimientos

Ahí, los jóvenes aprendices trabajan técnicas de brazo, de pierna, distancias largas, cortas, medias, llaves, inmovilizaciones… Es una disciplina ideal tanto para personal civil como para Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.  


Defensa personal


Frente a lo que mucha gente piensa, el hapkido es un arte marcial totalmente pacífica en la cual se le dota al alumno de las herramientas necesarias para poder defenderse frente a una situación comprometida. 

En la actualidad, la Escuela Sam Mu Dojang es el único centro en la ciudad de Ourense que imparte este modalidad.

Eso sí, con las bases muy claras. La idea de que su objetivo va más allá de los resultados deportivos, ya que lo que pretenden es formar grandes personas llenas de valores humanos través de la práctica de las artes marciales.

La puertas de la Escuela Sam Mu Dojang están abiertas para todos aquellos padres que quieran que sus hijos se formen en el deporte y, sobre todo, como personas.