GIMNASIA

Un salto mundial a San Petersburgo

Diez deportistas del Club Ximnasia Pavillón competirán en Rusia en el Campeonato del Mundo de Trampolín por Edades

Los componentes del Clube Ximnasia Pavillón, en el Campo da Feira donde realizan sus entrenamientos.
Los componentes del Clube Ximnasia Pavillón, en el Campo da Feira donde realizan sus entrenamientos.
Un salto mundial a San Petersburgo

Que lo bueno se convierta en costumbre. Eso piensan en el Club Ximnasia Pavillón. Una temporada más, un grupo de sus deportistas tienen marcado en rojo en el calendario una fecha y un lugar: San Petersburgo, del 14 al 19 de noviembre. Será allí donde se celebre el Campeonato del Mundo de Trampolín por Edades. Serán 10 gimnastas de la entidad ourensana los que viajen para medirse a la élite. Y es que ellos ya son élite. Unos repiten cita mundialista (que no es nueva para el club), otros se estrenan. Pero todos acudirán con la misma ilusión.

Marta Rodríguez, María Fujú, Pedro Castaño, Saúl Rodríguez, Alejandra Braña, Noa Puente, María Salas, Nicolás Cid, Guillermo García y Lucas Domuro son los protagonistas.

"Estamos muy contentos porque, entre otras cosas, será la vez en la que más gimnastas llevemos para la modalidad de trampolín, que es la olímpica, la que priorizamos. Ocho competirán en trampolín, y dos chicos que se estrenan, saldrán en sincronismo solamente", destaca Ada Pazos que, junto a Iago Covela, se encarga de la preparación del grupo.

Hace doce meses pusieron rumbo a Bulgaria. Eran ocho. Lograron financiación a través del crowdfunding. En esta ocasión son más y van más lejos. Los apoyos son bien recibidos. "Hay que buscar ayudas, ya que Rusia es más caro todavía que Bulgaria. Pero poco a poco. Con apoyo institucional, las becas a los deportistas... Es una competición que no está subvencionada por la Federación Española salvo que seas medallista", recuerda Pazos.


Referencia nacional


Lo que no hay duda es que los que irán es porque se lo merecen. La modalidad va ganando adeptos y la competencia por hacerse un hueco en todo el país es más grande. "Se lo han ganado. No pueden ir más de cuatro chicos y cuatro chicas en cada categoría. Además hay que cumplir con unos requisitos mínimos que marca la Federación", señala la entrenadora. 

Tienen el recuerdo del pasado año. Desde antes de salir, el viaje ya es toda una aventura. Tanto a nivel vital como competitivo. "Se trata de disfrutar de la experiencia. Y no olvidemos que el año pasado ya hubo finalistas. Prácticamente todos mejoraron las marcas que llevaban. Es un gran paso para, en el futuro, afrontar otras competiciones a nivel júnior y sénior", afirma Pazos.

Lo que toca ahora es trabajar duro para ir puliendo los ejercicios y que luzcan al máximo el día de la competición. "Estamos trabajando. Pocas vacaciones. Empezamos a mitad de agosto, aunque nuestras condiciones en el Campo da Feira no son las mejores. Sobrevivimos", apunta la técnica.

Eso sí, han recibido una buena noticia recientemente. Sus resultados cuentan y mucho. "Por la cantidad de gente que tenemos clasificada, la Federación nos ha cedido un trampolín de los buenos, de los mejores. El premio al trabajo. Somos el club de España con más gimnastas clasificados. Que se dice pronto. Y estamos aquí en una esquina del mapa", recuerda Pazos.

Un mapa que tendrán que cruzar para llegar a su destino. Rusia espera a un grupo de ourensanos con ganas de hacerlo bien. La distancia no será un problema para dar el gran salto.