NUTRICIÓN

Menú protector frente a la gota

Cuando los niveles de ácido úrico son elevados conviene organizar una dieta saludable para evitar alimentos que aumentan la acumulación de los cristales causantes de inflamación y dolor

Los alimentos ricos en fructosa como el tomate no deben consumirse a diario.
Los alimentos ricos en fructosa como el tomate no deben consumirse a diario.
Menú protector frente a la gota

Un plan de menú correcto para la gota ayuda a disminuir los niveles de ácido úrico (AU) en sangre y atiende el exceso de peso si lo hubiera. Intervenir el sobrepeso será determinante en el riesgo y control de la enfermedad, con ello se reducen los ataques gotosos y el daño y la presión en la articulación avanza más lentamente.

Algunas indicaciones dietéticas que acompañan el tratamiento nutricional de la gota y que puede adoptar para planear sus comidas, incluye: 

1. Dsminuir el tamaño de las raciones de carne y marisco. Una cantidad de 75 gramos por ración es razonable para comer con moderación éstos alimentos y lograr bajar el AU. 

2. Incluir pescado dos veces por semana, (merluza, dorada, sardinas, caballa, salmón, etc…) manteniendo siempre el tamaño de la ración (75 gramos). El pescado es una opción saludable a mantener en la dieta por la cantidad de ácidos grasos omega 3 que contiene. 

3. Evitar las vísceras (hígado, riñón, sesos), las carnes de caza y suprimir de la dieta productos elaborados derivados de carnes como caldos, salsas, patés, embutidos, salchichas, concentrados y consomés. 

4. Comer proteína vegetal con más frecuencia, al menos 4 raciones (aproximadamente 4 tazas) de verdura al día. Se ha observado que las hortalizas con contenido de purinas no aumentan el riesgo de gota ni de ataques recurrentes. Una dieta saludable en la gota puede comprender alimentos vegetales como espárragos, espinacas, champiñones, guisantes, coliflor, habas, lentejas, soja, frutos secos y semillas sin sal.

5. Evitar el alcohol. Incluso una o dos bebidas aumentan el riesgo de padecer un ataque de gota. El metabolismo del alcohol en el cuerpo aumenta la producción de AU, el consumo particularmente de cerveza y, en cierto grado, de bebidas destiladas está relacionado con un alto riesgo de gota. Una bebida puede ser un botellín de cerveza o sidra, o un vaso de vino. También incrementan el AU las bebidas azucaradas como refrescos, los alimentos ricos en fructosa y los zumos elaborados.   

6. Beber agua para mantenerse hidratado. Intente al menos entre 8 y 10 vasos de líquidos día. 

7. Controlar el exceso de peso. A menudo, la gota aparece junto a afecciones como el sobrepeso u obesidad, hipertensión, colesterol elevado, diabetes de tipo 2, enfermedad cardiaca, enfermedad renal crónica, entre otras. Es importante tratar estas patologías junto con la gota, contacte con un nutricionista colegiado si necesita adecuar su dieta para cualquiera de estas afecciones..

Envíe sus dudas a: 
marisol.lopez@globalnp.com