OBAMA LO CONSIDERA UN 'ACTO ALTAMENTE PROVOCATIVO, QUE AMENAZA LA PAZ Y LA SEGURIDAD MUNDIAL'

Rechazo internacional al último test atómico de Corea del Norte

La comunidad mundial consideró una provocación y una amenaza para la paz la prueba atómica realizada por Corea del Norte, una condena a la que se unió también el Consejo de Seguridad de la ONU en la reunión de urgencia que mantuvo a petición de Corea del Sur.
El Gobierno de Seúl, el primero en conocer que su vecino del Norte había efectuado una prueba nuclear unas tres horas después de detectar un terremoto de alrededor de 5 grados en la escala Ritcher al noreste del país, la calificó de 'una amenaza inaceptable', y anunció que desplegará próximamente misiles de largo alcance por todo el país.

El Gobierno de China, el principal aliado y socio del régimen norcoreano, expresó que se opone 'firmemente' a la prueba nuclear y urgió a Pyongyang a no emprender más acciones que 'empeoren la situación'. Así lo aseguró el Ministerio de Asuntos Exteriores chino en un comunicado en el que subrayó que Pekín apuesta por la 'desnuclearización de la península, la prevención de la proliferación nuclear y el mantenimiento de la paz y la estabilidad en el noreste de Asia'.


REACCIÓN NORTEAMERICANA

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, fue uno de los primeros en expresar su condena al tercer ensayo nuclear de Corea del Norte -tras los de 2006 y 2009-, que calificó de un 'acto altamente provocativo', que 'amenaza la paz y la seguridad mundial'. Obama consideró que este acto del gobierno de Pyongyang, constituye una 'amenaza para la propia seguridad nacional de Estados Unidos', y para la 'paz y seguridad mundiales'.

En Japón, el primer ministro, Shinzo Abe, expresó que esta gran amenaza no puede 'tolerarse' y confirmó que estudia aprobar sanciones adicionales a las que implante la ONU contra el régimen de Kim Jong-un, entre las que Tokio se plantea prohibir la entrada en Japón de los simpatizantes del régimen norcoreano.

Rusia aseguró que el ensayo 'no se corresponde con los criterios de convivencia aceptados internacionalmente'; mientras el responsable de la diplomacia de Alemania, Guido Westerwelle, solicitó 'una postura internacional clara' como respuesta a 'esa provocación'.

El Gobierno de España señaló por su parte en un comunicado que el ensayo es 'una clara violación' de las obligaciones internacionales' de Corea del Norte.

Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Al usar este sitio acepta el uso que hacemos de las cookies Más información >