EEUU

Trump busca al autor del artículo que confirma una conjura interna para frenar al magnate

"The New York Times" publica una tribuna de opinión sin el nombre del autor, demoledor contra el mandatario: '“Yo soy parte de la resistencia interna de la Administración de Trump”

El presidente estadounidense Donald Trump y el vicepresidente Mike Pence participan en una reunión con alguaciles de todo el país.
El presidente estadounidense Donald Trump y el vicepresidente Mike Pence participan en una reunión con alguaciles de todo el país.
Trump busca al autor del artículo que confirma una conjura interna para frenar al magnate

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ya ha comenzado con la caza de brujas en la Casa Blanca para saber quien de los altos funcionarios de su Administración ha sido el autor de un artículo de opinión anónimo que ha publicado este miércoles el diario "The New York Times".

Trump ha exigido que sus ayudantes identifiquen al "delator", según dos personas familiarizadas con el asunto, aunque aún no está claro cómo podrían hacerlo. Los dos no estaban autorizados a hablar públicamente y, bajo condición de anonimato, han admitido el mandato del dirigente republicano.

En la columna de opinión se revela una "resistencia" dentro de la Casa Blanca para frenar los impulsos del magnate en línea con lo que recoge el periodista Bob Woodward en su último libro y que cita fuentes internas.


El mismo día en el que aparecieron públicamente extractos demoledores del retrato que hace el periodista que hizo caer a Richard Nixon, el actual mandatario ha vuelto a ver escrito, negro sobre blanco, que tiene un "comportamiento amoral", que su liderazgo es "impetuoso", "mezquino" e "ineficaz" y que hay una "resistencia silenciosa" que trata de "proteger al país" de las "peores inclinaciones" del presidente


Para el mandatario, el diario debe dar a conocer la identidad del autor "por motivos de seguridad nacional". De hecho, Trump ha puesto en duda que el alto cargo al que se le atribuye "realmente exista". "Si la cobarde persona anónima realmente existe, el 'Times' debe, por motivos de seguridad nacional, entregarlo/la al Gobierno de inmediato", ha sostenido.

Por su parte, el periódico alega que ha decidido conservar el anonimato del firmante porque es una persona pública y su labor podría verse comprometida si sale a la luz su identidad. En este sentido, considera que su testimonio ofrece una "importante perspectiva" para entender los entresijos de un Gobierno que parece caótico a ojos de la opinión pública.

Ante la negativa del rotativo a desvelar quien está detrás del controvertido artículo, dos funcionarios de la Administración del presidente han confirmado bajo la condición de anonimato que Trump y sus asesores reaccionaron furiosos al artículo sin firma y se lanzaron a la "frenética" búsqueda del autor, así al menos lo revela el diario local "The Washington Post".


La columna en el NYT y el libro de Woodward tomados en conjunto han caído en la Casa Blanca como un terremoto que ha desatado la furia del impetuoso mandatario


En Estados Unidos los medios de comunicación también se preguntan si lo desvelado por el alto funcionario es traición al presidente o un acto de cordura para proteger al país del personaje. Asimismo se discute sobre la oportunidad de publicar artículos de opinión desconociendo la autoría de los mismos.

Lo cierto es que el hecho periodístico de no firmar una opinión es algo excepcional en Prensa, como así reconoce el prestigioso rotativo que admite que en muy pocas ocasiones se ha empleado este sistema y siempre se ha optado por publicar cuando la pieza "merecía ser transmitida".

El NYT ha defendido el editorial en un comunicado diciendo que están "increíblemente orgullosos de haber publicado esta pieza, que agrega un valor significativo a la comprensión del público de lo que está sucediendo en la Administración Trump".


Aislar decisiones de los "caprichos del presidente"


En el artículo, se habla de una "resistencia silenciosa" que intenta, desde dentro del Gobierno, "frustrar parte de la agenda (de Trump) y sus peores inclinaciones". "Yo soy uno de ellos", cuenta esta persona, para quien la primera obligación de todo funcionario pasa por proteger los intereses del país por encima de los del presidente.

"La raíz del problema es la amoralidad del presidente", reza el texto, en el que se da cuenta de "impulsos equivocados" y que en ocasiones van "contra el comercio y contra la democracia". En este sentido, esgrime que Trump ni siquiera muestra un mínimo respeto por las políticas y valores de la formación que le aupó al poder, el Partido Republicano.

Según esta versión, Trump toma decisiones sin estar lo suficientemente informado o de forma "imprudente" o impulsiva, lo que se traduce en una constante sensación de tensión de todo el equipo que le rodea. "La mayoría trabajan para aislar sus operaciones de los caprichos" del presidente, afirma el alto cargo anónimo.


Caos, inestabilidad y crisis institucional


"El comportamiento errático sería más preocupante si no hubiese héroes en la sombra en la Casa Blanca y sus inmediaciones. Algunos de los asesores que han aparecido como villanos en los medios de comunicación, pero en privado han hecho mucho para contener las malas decisiones", añade.

Así, y aunque admite que puede ser de poco alivia en esta "era caótica", el alto cargo afirma que la ciudadanía debería saber que "hay adultos en la sala" capaces de lidiar con el mandatario. "Reconocemos por completo lo que ocurre y estamos intentando hacer lo correcto, aunque no lo haga Trump", agrega.

Además, el autor dice que algunos miembros de la administración han barajado la posibilidad de invocar la Enmienda 25, una disposición constitucional que permite al vicepresidente y a la mayoría de los secretarios del gabinete votar para destituir a un presidente "incapaz de cumplir con los poderes y deberes de su cargo ".

La fuente reconoce que, habida cuenta de la "inestabilidad" imperante, las especulaciones sobre el inicio de un juicio político para expulsar a Trump del poder han sido una constante, pero "nadie quiere precipitar una crisis constitucional". "Haremos todo lo que podamos para conducir esta Administración en la dirección correcta hasta que acabe, de una manera u otra", apostilla.


Trump ironiza


Trump, en unas breves declaraciones a los medios de comunicación, ha cuestionado la validez que pueda tener "alguna fuente anónima dentro de la Administración", ya que "probablemente está fracasando y esté aquí por los motivos equivocados".

El magnate neoyorquino ha considerado "cobarde" el anonimato esgrimido para el artículo y ha cargado contra el periódico que lo publica, como ya ha hecho en otras ocasiones. "Si no estuviese aquí, creo que `The New York Times` ni siquiera existiría", ha dicho Trump entre risas en la Casa Blanca.

Por su parte, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, ha sostenido que el diario debería "presentar una disculpa" después de haber decidido publicar este artículo "patético, insensato y egoísta". Asimismo, ha defendido que ninguno de los 62 millones de estadounidenses que votaron por Trump lo hicieron por la "fuente cobarte y anómima" del `New York Times`.

"La persona detrás de este artículo ha optado por engañar en lugar de apoyar al debidamente elegido presidente de Estados Unidos", ha lamentado Sanders, para quien el autor "no está poniendo primero al país sino a sí mismo y su ego". "Este cobarde debería hacer lo correcto y dimitir", ha reclamado.