SOLIDARIDAD

Los ribadavienses donaron 200 libros a una biblioteca anegada

“É unha forma de darlle un segundo uso a libros que todos temos amontoados”, señala una donante

La biblioteca envío cinco cajas llenas de libros, que sumaban un total de 200 ejemplares.
La biblioteca envío cinco cajas llenas de libros, que sumaban un total de 200 ejemplares.
Los ribadavienses donaron 200 libros a una biblioteca anegada

La biblioteca municipal de Ribadavia mostró su colaboración con otra entidad de lectura del municipio de Cebolla, en Toledo, entregándoles cerca de 200 libros enviados en cinco cajas a través del servicio de mensajería. La encargada de esta sección dentro de la Casa da Cultura, María Teresa Rivela Martínez, se enteró a través de los medios de comunicación de que una inundación había afectado a una biblioteca dejando inservible el 80% de su archivo documental, un total de 10.000 libros del total de 12.000 de los que disponían. Los encargados de esta biblioteca hicieron un llamamiento para pedir ayuda y la gente se volcó.

"Como yo trabajo en esto, me sentí con la necesidad de colaborar y me puse en contacto con Toledo para saber qué géneros tenían más escasez de ejemplares, -comentó María Teresa Rivela- Si nosotros perdiéramos el archivo también nos gustaría recibir tanta ayuda". Lo que más se solicitó fueron manuales, libros en inglés y ediciones de conocimientos variados. Las novelas y los libros infantiles fueron los géneros que más se consiguieron recaudar.

Además, María Teresa Rivela,  como secretaria de la Asociación Profesional de Bibliotecarios Municipales de Galicia, difundió este aviso con sus compañeros de profesión. También puso un anuncio en las dependencias municipales de Ribadavia para que los vecinos se enteraran. 

Muchos de los habituales de la biblioteca donan de forma continuada obras y con esta causa se volcaron especialmente. Entre ellos, un matrimonio de origen inglés que lee libros de todo tipo en este idioma y cedió un gran número de ellos o Beatriz Domínguez, una vecina de Ribadavia que lleva más de 10 años colaborando con la biblioteca con sus donaciones. "É unha forma de darlle un segundo uso a libros que todos temos amontonados na nosa casa, é absurdo que acapares cando podes compartir", explicó esta usuaria. 

La bibliotecaria también quiso destacar el auge que tienen estos espacios en épocas de crisis. Declaró que los préstamos se incrementaron "de forma notable" en las novelas y libros infantiles que solicitan en los colegios, debido a su precio en el mercado.