TEMPORAL NIEVE

La nieve obligó a cortar una hora la autovía A-52 entre Riós y Zamora

Las inclemencias meteorológicas condicionaron todo el día la circulación en ambos sentidos a lo largo de 40 kilómetros

El tránsito para camiones ha sido restringido durante un tiempo en el kilómetro 133 de la autovía A-52 a la altura de Riós
El tránsito para camiones ha sido restringido durante un tiempo en el kilómetro 133 de la autovía A-52 a la altura de Riós
La nieve obligó a cortar una hora la autovía A-52 entre Riós y Zamora

Las 20 máquinas quitanieves y las 5.294 toneladas de sal que asignó Fomento a la provincia de Ourense para garantizar la circulación en las carreteras estatales ante una nevada no resultaron ayer del todo efectivas. La Guardia Civil de Tráfico se vio obligada cortar la circulación durante una hora, entre las 10,25 y las 11,25 horas,  en la autovía A-52, entre Riós y la provincia de Zamora -un tramo de 40 kilómetros- para evitar posibles accidentes y que los conductores quedaran atrapados. La Guardia Civil zamorana también cortó en esta provincia la vía de alta capacidad para los conductores que se dirigían hacia Galicia.

La nieve comenzó a caer con insistencia en las zonas más altas de la provincia pasadas las nueve y media de la mañana. Los efectivos de emergencias y la propia Guardia Civil ya estaban en alerta, dado que Protección Civil había activado el aviso amarillo por nieve en las provincias de Lugo y Ourense. Media hora más tarde,  Tráfico se vio obligado a parar camiones y autobuses en un área de servicio de Riós. Los agentes activaron a las  10,25 horas  el nivel rojo en la circulación, que conllevó el cierre de la vía de alta capacidad al estar  la calzada cubierta de nieve.

Tras el paso de dos quitanieves, los agentes permitieron el paso a los conductores que circulaban en coches con neumáticos de invierno, los que tenían  cadenas y automóviles todoterreno, según explicó el capitán del destacamento de Tráfico, Ángel Rafael Rodríguez.

Mientras, en el área de servicio de Ríos, permanecieron retenidos 50 camiones y 200 turismos. Los conductores de estos últimos pudieron continuar el viaje sobre las once y media de la mañana tras el paso de  los quitanieves. Los camioneros tuvieron que esperar una hora más ante el riesgo de que pudieran deslizarse en plena calzada dada la presencia de nieve  y placas de  hielo. Todos ellos acabarían arrancando la marcha formando una especie de convoy, que iba encabezado por Tráfico. 

La nevada condicionó la circulación durante toda la jornada, aunque sin llegar a provocar retenciones. Eso sí, se registraron dos salidas de vía en A Gudiña, de dos coches que colisionaron contra la valla sin que se produjeran heridos.  Las pantallas electrónicas  advertían a lo largo del vial de la presencia de nieve en un tramo de 40 kilómetros entre Ríos y A Mezquita. En la zona, permanecían ayer siete quitanieves.