CULTURA - OURENSE

Arte frente a la epilepsia

Alejandro Cantón es uno de los participantes de la Bienal de Pintura Joven que organiza la Fundación Cum Laude. El arte le ayudó a sobrellevar su epilepsia y en sus obras hace un homenaje a tres: a la enfermedad, a su abuelo y a Munch, uno de sus referentes.

Alejandro Cantón posa con su obra de la Bienal de Pintura Joven, en el Museo Municipal (izq.); y uno de los óleos del artista ourensano (der.).
Alejandro Cantón posa con su obra de la Bienal de Pintura Joven, en el Museo Municipal (izq.); y uno de los óleos del artista ourensano (der.).
Arte frente a la epilepsia

Alejandro Cantón encontró en el arte una terapia y tres homenajes: a su abuelo, a la epilepsia que marca su vida y a Munch. Este ourensano es uno de los participantes de la Bienal de Pintura Joven que organiza la Fundación Cum Laude. Hasta el próximo día 22, los visitantes del Museo Municipal pueden entrar en el mundo surrealista de Cantón a través de una de sus obras, en la que las neuronas y el color violeta–utilizado en las campañas de visibilización de su enfermedad–dejan entrever la personalidad de quien lleva pintando desde los diez años.

1. El abuelo

"Mi abuelo empezó con el arte en Venezuela. Cuando me hablaron de alguien que daba clases de pintura en Ourense lo asocié a él y probé. Es verdad que al principio solo iba a clases para comer galletas, pero a la larga me distrajo. Lo pude haber dejado y seguí. Ahora lo tomo más en serio, pinto con los sueños. Y si se venden los cuadros, pues mejor", bromea el artista.

2. Munch

Los cuadros de Alejandro Cantón dejan ver su admiración por Munch, con quien se siente identificado de alguna manera. "La pintura que hago es surrealista por mi mente alocada. Mi tía me dijo que cuando me mareaba, días antes hacía muecas con la nariz, como hace Munch con 'El grito'. Es un homenaje a él pero yo pongo la alegría en mis cuadros", cuenta. 

3. La epilepsia

Uno de los mayores referentes de Alejandro Cantón es su profesor, César Prada. "Él me dijo que no me fijase en los demás, sino en mí y en mi vida. La epilepsia ha marcado mi vida siempre, así que la pinto en mis óleos", explica el joven. "Me siento muy relacionado con Vincent Van Gogh porque también era epiléptico, y Dalí también es un referente porque era surrealista", relata Cantón.