SE CONSIDERA ESPAÑOLA, OURENSANA, PESE A HABER NACIDO EN HANNOVER Y HABER PASADO CASI 30 AÑOS EN ALEMANIA, DONDE RESIDE DESDE HACE 23. ES UNA DE LAS GRANDES APORTACIONES OURENSANAS A LA LÍRICA.

El canto: de la pasión a la profesión

Su vida ha girado en torno a la música desde muy jovencita y sigue haciéndolo. Es de mujer de carácter, que no se deja achicar por retos o dificultades. A lo mejor es consecuencia de la vida que ha llevado desde que nació, aunque pudiera haber sido al revés, que su vida es como es por la determinación con la que siempre se ha desenvuelto.
El canto: de la pasión a la profesión
Nació en Hannover, junto con sus tres hermanos, a donde sus padres habían emigrado. A los seis años la familia retornó a Barbantes la tierra originaria de su padre. Allí conoció las primeras letras en la escuela de doña Paula Vecino. De aquella época recuerda la convivencia con la naturaleza. 'Había vacas, cerdos, gallinas, viñas, patatas, huertas', con sabores frescos y auténticos. Primero se instalaron 'un año en la casa de la abuela y después otros dos en Outeiro, antes de trasladarnos al barrio de A Carballeira, donde mis padres compraron un piso'. Los padres montaron un taller textil en Mariñamansa, con el que se ganaron la vida y criaron a sus tres churumbeles, que se les salieron trotamundos: una cantante asentada en Alemania; un físico en Finlandia y un arquitecto en A Coruña, pero casi instalado en Centroamérica.

La vena artística la lleva Manuela en los genes, ya que 'mi padre tocaba el clarinete en una banda y mi madre era una mujer con inquietud cultural'. La determinación materna les llevó al Conservatorio, del que tiene buen recuerdo.

Hizo el preparatorio con Ana María Deza, luego solfeo con Casasnovas 'que tenía fama de romper batutas con la desesperación'. Después fue alumna de Ángel Losada Nine, que fue uno de los que influyeron en su destino profesional. Comenzó violín con Néstor Martín Pardo. Era su vocación, 'pero enseguida fui consciente de mis limitaciones para alcanzar un buen nivel'.

Aunque era pronto para cantar, el profesor Losada Nine la metió en un cuarteto de música antigua, que luego se amplió a dos por cuerda con el que llegaron a hacer actuaciones. Recuerda que compartía cuerda con la soprano Ana López Xesteira, y como compañeros andaban el tenor Antonio Saco o el bajo Epifanio Nóvoa. Nine insistía en que debía tomar clases de canto y la llevó ante Ana María Deza, que le vio maneras para hacer carrera. Así se vio haciendo canto, violín y piano. Por entonces ya tenía claro que se metería de lleno en la música y pensaba en irse. Una vez en Madrid se centró en la Música y terminó las tres disciplinas que había comenzado.

En 1986 conoció en los prestigiosos cursos de canto de Lleida al profesor alemán Helmut Lips, uno de los grandes en la materia. Si en Ourense fue Losada Nine quien le empujó, ahora fue Lips el que le dijo que 'podía entrar en la escuela de Stuttgart, pero debía hacerlo rápido, pues tenía 22 años, muchos para iniciar la formación de alto elite'. Sin embargo, todavía tardó dos años más hasta acabar en la Escuela Superior de Canto de Madrid.

En Alemania todo le fue bien. Convalidó estudios y 'curiosamente, a partir de ahí comencé a tener becas españolas para estudiar en el extranjero'. Hizo pedagogía musical, aunque 'primero soy cantante'. Con todo, la pedagogía la ha permitido dar clases por Europa adelante y también en España. Afirma que en la música, Alemania 'es otro mundo. Hai muy poco divismo; es una sociedad distinta'.

Encontró trabajo enseguida y al adentrarse en la pedagogía hubo de aligerar la carrera como cantante. 'No sé cómo me iría si lo hubiese hecho al revés, pero así me ha ido bien'.

Se casó con el tenor navarro Joaquín Asiaín, con el que tiene una parejita de gemelos, que tienen nueve años y medio'. Los dos 'hablan español perfectamente' y estos días con los abuelos, incluso les ha enseñado alguna frase en gallego. Precisamente ahora que la prole va ganando independencia -de pequeñitos su madre viajaba ex profeso a Alemania para quedar a su cuidado cuando la madre tenía compromisos fuera- está pensando en impulsar su carrera como concertista, acompañada de una pianista alemana, con la que está preparando un extraordinario repertorio a base de partituras sudamericanas únicas, música española y francesa.