RECONOCIMIENTO

Castro Caldelas, en el club de los pueblos más bonitos

Castro Caldelas, en Ourense y Mondoñedo, en Lugo, acaban de entrar en la Asociación de los Pueblos más Bonitos de España. Son las únicas localidades gallegas que lograron incorporarse a de esta agrupación.

Castro Caldelas, en el club de los pueblos más bonitos

La satisfacción y el orgullo son estos días otro patrimonio de los vecinos de Castro Caldelas. Desde el fin de semana pasado saben que ya forman parte de un restringido club suyos integrantes pueden presumir de estar en la Asociación de los pueblos más bonitos de España. La asociación, que acoge en estos momentos a 57 pueblos españoles, celebró en Mojacar su V asamblea, en la que marcaron los objetivos para 2018 y aprobaron la incorporación de otros once pueblos. Entre estos figuran Castro Caldelas y la localidad lucense de Mondoñedo. Según los únicos pueblos gallegos que formarán parte de esta lista. 

Alcanzar esta meta fue un trabajo de meses, explica la alcaldesa, Sara Inés Vega, que comenzó con la solicitud de ingreso aprobada por la corporación municipal y continuó por la "auditoría" que realizó la Asociación. Esta fija dos puntos de partida: tener menos de 15.000 habitantes y "un patrimonio arquitectónico o natural certificado".  Después hay que responder a los  requisitos establecidos en la "Carta de Calidad" de la Asociación, lo que Castro Caldelas superó con creces y a partir de enero ya podrá rotular sus accesos con esta denominación y utilizar los logos y sellos de la Asociación.

Olegario  Sotelo Blanco, vecino distinguido de Castro Caldelas y que pronto situará en la villa la sede de la Fundación que preside y su Museo Etnográfico,  considera que esta distinción es merecida, "polas súas características urbanísticas, polo castelo, que é o buque insignia, polo o seu barrio antigo, as galerías, as rúas empedradas; pero tamén de xeito moi importante, por se-lo corazón da Ribeira Sacra e posuir un patrimonio natural e cultural inmenso". Sotelo Blanco considera que Castro Caldelas "ben merece" este reconocimiento, porque permitirá "que o Concello siga vivo, se fagan as cousas mellor e se poida loitar contra o terrible proceso de despoboación que sufren as nosas aldeas".