PATRIMONIO ARTÍSTICO

La Catedral, esa única y desconocida

La Catedral de Ourense prueba el éxito de las visitas guiadas hasta la torre del campanario, una panorámica exclusiva de la ciudad nunca vista. Si todo va bien, los ourensanos podrán realizar el recorrido en Semana Santa.

La Catedral, esa única y desconocida

Hace unos días que el teléfono de visitas de la Catedral comunica cada pocos minutos. Nunca antes. La técnica que controla las entradas por la puerta sur–la que da a la Praza do Trigo–muestra el móvil sonando. "Es que no podemos más, ha habido que ampliar los horarios para ver la torre", sonríe entre el agobio. Y ahí está la clave.

Un grupo reducido de ourensanos –los más hábiles solicitando reserva– pudo ver en exclusiva una de las panorámicas más bonitas de la ciudad por primera vez en la historia. La torre del campanario parece que sí que convence. Tras la jornada de este jueves, este viernes es el último día de "prueba" de estas rutas guiadas para ver cómo responden los ciudadanos. Si la reacción es buena, la empresa que gestiona el turismo de la Catedral –artiSplendore– pondrá en marcha este servicio en Semana Santa.


La gran olvidada


"La catedral en honor a San Martiño es la gran desconocida", comienza diciendo la andaluza Eva María Expósito, coordinadora territorial de la empresa turística que gestiona más de 60 edificios religiosos por toda España. La visita guiada de hoy es especial. Y corta. La Catedral aún tiene rincones que ni los que la pisan a diario han descubierto todavía. "Hipótesis", le llaman los técnicos.

La visita hasta las torres del campanario, de 45 minutos, incluye el recorrido por los espacios más emblemáticos del templo: el Pórtico do Paraíso y la capilla del Santo Cristo. "¿Se puede pasar por detrás del Cristo?", pregunta una visitante, con las posteriores disculpas. "Mejor al acabar, vamos con el tiempo justo". Y es que la ruta por la Catedral se hizo más pequeña en esta jornada, ya que la "novedad" se lleva todo el interés. Aunque los técnicos  de turismo lo "arreglan": "La capilla del Santo Cristo no es para cinco minutos, eh...". Después, el popular dicho: "Tres cousas hai en Ourense..."

La ruta guiada sigue hasta el Pórtico do Paraíso, la biblia en piedra que destaca por su policromía  y que se realizó cien años después del Pórtico de la Gloria, el de la Catedral de Santiago de Compostela que se lleva la merecida fama.

Después de admirar el pórtico, comienza la caminata a las alturas. Se entra por la llamada "nave del Evangelio", a la derecha del Paraíso.

Las marcas de cantero en las piedras, que realizan para poder cobrar el trabajo, se cuentan a la subida. Cruces, una especie de tablas de ajedrez... La penumbra y las luces se van sucediendo a medida que se suben las escaleras hasta la esperada panorámica. La primera parada es en el órgano. Aquí, las vistas del interior de la catedral. "Pues no parece tan alta desde abajo", comentan los visitantes y la guía.

El campanero, esa figura que muere con el paso del tiempo, se lleva la próxima atención. Más bien lo que pudo ser su casa. En una pequeña estancia se conserva una especie de tenebrario (un candelabro triangular con 15 velas que se encienden los tres últimos días de Semana Santa).

Aquí empiezan a sonar las campanas. El sonido sorprende por la cercanía. Otra "novedad" exclusiva. Últimos peldaños para llegar al cuerpo de campanas de un grupo en el que se mezclan demasiados jóvenes y también mayores. Demasiados y bienvenidos a una Catedral consciente de las dificultades de atraer al templo a determinado sector de edad. Ganan todos. 


En el campanario


Una visitante presume de sus 93 años, con posterior sorpresa del resto. Se muestra muy ilusionada por observar, por primera vez, estas vistas de su ciudad. Se lleva su selfie, como los demás primeros visitantes. Buenas sensaciones para todos. Aunque las rejas no dejen admirar del todo el paisaje.

El cuerpo de campanas empieza por la Solemne, que va repicando por la San Martiño, la Mayor, la Grande... Y justo en esta explicación, empiezan a sonar. Después, el silencio de una ciudad que no sería la misma sin su Catedral de San Martiño. Esa, la que algunos  llaman gran desconocida. 

La SEO recibió 30.000 visitas a lo largo del 2018
El Obispado de Ourense y la empresa turística que gestiona las visitas a la Catedral siempre mostraron el gran "aliciente" que supondría abrir visitas guiadas hasta la torre del Campanario, como hacen otras catedrales gallegas. La de Santiago disfruta de una panorámica desde sus tejados muy solicitada por los turistas.  La primera "prueba" de estas visitas termina hoy, con varios horarios para grupos reducidos de 15 personas. La idea es clara: aprovechar para que los visitantes hagan el recorrido tradicional por la Catedral y la conozcan, después a la torre. Se prevé que empiecen a funcionar estas rutas en Semana Santa. Desde la empresa turística indican que la Catedral recibió unas 30.000 visitas en 2018 y perciben aumento de portugueses e italianos.  El 80%, españoles.