PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD

Apoyo de la emigración a la candidatura de la Ribeira Sacra

La Comisión Delegada de los emigrantes clausuró su encuentro anual, celebrado en Santo Estevo

Núñez Feijóo y Rodríguez Miranda, junto a los componentes de la Comisión Delegada, ayer.
Núñez Feijóo y Rodríguez Miranda, junto a los componentes de la Comisión Delegada, ayer.
Apoyo de la emigración a la candidatura de la Ribeira Sacra

Las comunidades gallegas en el exterior apoyan la candidatura de la Ribeira Sacra a Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Así lo han hecho saber a través de una declaración elaborada en la jornada de clausura de la reunión anual de la Comisión Delegada del Consello de Comunidades Galegas, que albergó el monasterio de Santo Estevo de Ribas de Sil.

En esta última sesión del encuentro participó el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que agradeció en una reunión final de trabajo la labor realizada por los actuales integrantes de este órgano, que será renovado en su próxima cita.

Ya en el acto de clausura del encuentro de la Comisión Delegada, el responsable del Ejecutivo autonómico agradeció el apoyo de la diáspora gallega a esta candidatura y ensalzó a la Ribeira Sacra como una prueba más "da capacidade dos galegos de humanizar a natureza".

"É mostra que fumos agraciados polo Creador, e que nós respostamos cun mostrario de espiritualidade feito pedra a pedra nas igrexas e mosteiros románicos", señaló Núñez Feijóo, que apuntó que este estilo arquitectónico "fixo entrar a Galicia en Europa e a Europa en Galicia". El titular de la Xunta de Galicia consideró "xusto que se oficialice unha condición que a Ribeira Sacra xa ostenta", en alusión a esta candidatura a Patrimonio de la Humanidad.

También quiso elogiar el presidente autonómico el papel de la emigración gallega. "Amosou cal é a virtude principal da nosa cultura: a capacidade de mesturarse con outras sen perder o seu selo", dijo, añadiendo que ninguna de las culturas de los países que albergaron a la diáspora gallega "se entendería sen ese factor galego que representan os nosos emigrantes".

Alberto Núñez Feijóo quiso ir más allá, y afirmó que los gallegos en el exterior aportaron "traballo, cultura e rasgos de carácter que xa forman parte da idiosincrasia local e nacional onde traballades", algo que ahora ve correspondido por parte de la Xunta "cun investimento social no exterior que axude a todos os que o precisen". "A Galicia do exterior será durante moito tempo o modelo a seguir por unha Galicia do interior sumida nunha profunda depresión", sentenció.