PROVINCIA

Atrapado con su camión en una aldea de A Gudiña 18 horas

El conductor acabó en el pueblo al estar cortada la autovía A-52 por unas obras para mejorar el firme

Camión atrapado por un desvío confuso en A Gudiña.
Camión atrapado por un desvío confuso en A Gudiña.
Atrapado con su camión en una aldea de A Gudiña 18 horas

Un camionero de la empresa  pontevedresa  Otero Gómez estuvo 18 horas atascado en una estrecha calle del pueblo de Pentes (A Gudiña) con una carga de 20.000 kilos de pescado congelado (potas), que trasportaba desde Vigo a Valencia. El conductor fue a parar a la pequeña aldea cuando circulaba por la autovía Rías Baixas, en sentido Benavente, y se encontró con varios paneles que informaban del cierre de la vía de alta capacidad a la circulación para acometer obras de asfaltado del firme.

El corte de la autovía, según Fomento, estaba bien señalizado. En el ministerio también recalcaban ayer que desde el primer momento se estableció una ruta alternativa por la carretera N-525 a lo largo de unos ocho kilómetros, entre Erosa y A Gudiña. El camionero se salió de la autovía y  en vez de tomar dirección a la citada nacional continúo el camino en dirección a la localidad de Pentes, a unos cinco kilómetros de distancia. Según pudo saber este periódico, el conductor se percató de que conducía por un camino erróneo e intentó retroceder, pero no había espacio para dar la vuelta. Además, sufrió una avería en el sistema de embrague. 

El incidente se produjo a las 00.00 horas de ayer cuando los operarios de conservación de carreteras, según el alcalde de A Gudiña, José María Lago, comenzaban a colocar la señalización anunciando el cierre de la vía de alta capacidad.

Pero no fue este el único conductor que se equivocó, dado que hasta el pueblo llegaron otros cuatro camiones y seis turismos, aunque todos ellos, según el regidor, pudieron retroceder y continuar el camino por la ruta alternativa.

En la empresa Otero Gómez restaban importancia al incidente, asegurando que  el camionero lleva 30 años al volante y conoce perfectamente la zona. Achacaban el atasco a una mala señalización al tiempo que aseguraban que la carga no había resultado afectada porque "el motor de congelación funcionaba".

Una grúa retiró el vehículo a las 18,00 horas de ayer  y otro camión continuó con el transporte. El atasco alteró el transcurrir cotidiano del pueblo. Los vecinos ofrecieron ayuda al conductor al tiempo que aseguraban que disponían de otras dos carreteras en dirección a Gudiña. A través de  una de estas vías llegaba sobre las 10,00 horas el panadero al pueblo.