DEMOGRAFÍA

Los retos a los que se enfrenta Ourense

La inmigración, los servicios o la tecnología son aspectos claves para el desafío demográfico

Los retos a los que se enfrenta Ourense

Inmigración: un pivote clave que necesita una ordenación


Todos los expertos apuntan a la llegada de recursos humanos foráneos para paliar el declive demográfico y reflotar la situación. La clave, no demonizar a los ourensanos o gallegos en general por no tener hijos, ya que a corto plazo ven imposible un cambio de tendencia. Así, la llegada de retornados, apuesta de la Xunta, o inmigrantes se abre como oportunidad, pero ha de hacerse de forma ordenada.

"Hai que traer de forma ordenada inmigrantes, poboación nova, en pequenos grupos, como xa se fixo con éxito en lugares do norte de Europa. Hai que crear emprego e condicións de vida para eles; é complicado, é máis difícil de facer ca nas áreas da Galicia occidental", sostiene el catedrático de Análise Xeográfica Rexional Rubén Camilo Lois. Un plan para repartir a los recién llegados y evitar concentraciones que acaben en guetos. 


El blindaje de servicios: una asignatura todavía pendiente 


Cada vez hay menos centros educativos en la provincia, la última víctima, al cierre del pasado curso fue una escuela infantil de Paderne de Allariz. Poco a poco, el rural clama soluciones ante este conflicto. Camilo Lois sostiene la posibilidad de modificar los umbrales de alumnado para asegurar la apertura de los colegios. "O rural precisa servizos, e o ensino é fundamental", argumenta.

En la misma línea, se manifestaban los representantes de asociaciones de padres de centros públicos, que en numerosas ocasiones han defendido que "sin niños no hay escuelas, pero sin escuelas no va a haber niños". 
Los servicios, en general, disminuyen en las zonas menos pobladas. Recientemente, el presidente del Colegio de Farmacéuticas de Ourense, Vicente Jairo Álvarez, aventuraba cierres de farmacias: "Alguna cerrará este año". Avisados están todos. 


Contradicciones en los datos y una falta de unidad flagrante


Lamentaba recientemente un afectado a este periódico el problema o la "contradicción" a la que algunos ourensanos se enfrentan a la hora de pedir ayuda sa nivel estatal o autonómico. "He llegado a ver cómo me decían que se atendían antes las demandas de ayudas de otras provincias porque en Ourense la tasa de paro era muy inferior", lamenta uno de los afectados.

Es la gran contradcción y la maldad de los números, la estadística, vaya. Llama la atención, por ejemplo, que Ourense muestra la tasa de desempleo juvenil más baja de entre las provincias gallegas, con la crueldad estadística de tener también el menor porcentaje de población juvenil. Ahí, se centran uno de los retos mayúsculos: cambiar criterios, que rigen todavía hoy en muchas ayudas, y hacerse ver. ¿Qué falta? Otras provincias muestra unidad, plataformas comunes. ¿Por qué no en Ourense? 


Las nuevas tecnologías: eje para asentar población


El Gobierno central anunció su compromiso de que en el año 2020 todos los núcleos de población tengan acceso a redes de internet aceptables. A día de hoy, según los últimos datos actualizados por el Ministeriod e Economía y Empresa, el 20% de los hogares de la provincia todavía carecen de acceso a conexiones siquiera por encima de los dos megas de velocidad. Sin embargo, hay amplias campañas, no solo desde el Estado, sino desde la Axencia Galega de Modernización Tecnolóxica que están implantando mejores coberturas a lo largo de la geografía ourensana. El objetivo del 100% a finales de este año parece todavía lejano. 

Blindar este derecho a tener acceso a un "internet digno" es una máxima que comparten a día de hoy ya todos los expertos en temas demográficos.