CONTAMINACIÓN

El río Barbaña sufre su sexto vertido en dos meses y medio

La aparición de espuma a la altura de La Molinera obliga a los técnicos a tomar nuevas muestras 

El río Barbaña sufre su sexto vertido en dos meses y medio

El río Barbaña volvió a sufrir este jueves una nueva agresión, la sexta claramente visible para los usuarios de su paseo fluvial en los últimos dos meses y medio, desde el vertido masivo de aceite del pasado 27 de mayo. En esta ocasión, una espuma blanca apareció a la altura de la Molinera, tal y como confirmó la propia Confederación Hidrográfica Miño-Sil.

Los técnicos del organismo de cuenca se personaron a media mañana en la zona donde se produjo la alerta para poder investigar si se trata de espuma tóxica procedente de algún derrame ilegal de la zona industrial.

Para ello, se tomaron muestras en el punto de vertido de la depuradora de San Cibrao das Viñas, que ahora deben ser analizadas en la comisaría de aguas para decidir si se abre un procedimiento sancionador.

El clamor social por la mejora del estado ecológico del Barbaña parece que sigue sin surtir efecto, y los vertidos se suceden cada semana, sin que parezca que los responsables se vean frenados ante la creciente ola de opinión que quiere que se revierte la situación.

La espuma apareció ayer en la parte baja del Barbaña, exactamente en la misma zona donde hizo acto de presencia en el último fin de semana de julio aunque, en este caso, no fue en fin de semana, periodo más habitual de vertidos ilegales.

Se trata ya del sexto vertido localizado en el cauce del Barbaña en los últimos dos meses y medio, en lo que parece una historia interminable en una de las arterias fluviales de la ciudad.


Desde el 26 de mayo


El 26 de mayo, un vertido masivo activó todos los protocolos aguas arriba de la depuradora de San Cibrao, a la altura de A Veiga, donde se instalaron barreras de contención y se limpiaron las tuberías de la red de saneamiento del Polígono de San Cibrao.

El mismo modus operandi se siguió apenas dos semanas después, a mediados de junio, con un vertido de hidrocarburos fácilmente detectable por los viandantes en el puente que une Irmáns Xesta y la Plaza de Abastos.

El 22 de julio, volvió a parecer en el agua espuma blanca, visible entre la depuradora de San Cibrao y O Polvorín


Verano frenético


El fin de semana siguiente, la espuma volvió a hacer acto de presencia, en este caso por partida doble. El 28 de julio apareció espuma blanca a la altura de La Molinera y el domingo, entre el puente de A Farixa y el Paco Paz, lo que volvió a disparar todas las alarmas.