VERANO

Y en verano, guerra al plástico

Los establecimientos comerciales empezaron a cobrar las bolsas elaboradas con este material a sus clientes, con una horquilla de precios situada entre los cinco y los 15 céntimos

Una mujer cargada con varias bolsas de plástico del supermercado en la calle Concejo.
Una mujer cargada con varias bolsas de plástico del supermercado en la calle Concejo.
Y en verano, guerra al plástico

Cómo que tengo que pagar la bolsa, aquí también, pero eso no era en los supermercados?", preguntaba ayer por la mañana la clienta de un establecimiento de comida precocinada de la ciudad. A lo que la dependienta le respondía: "La normativa obliga desde hoy -por ayer- a cobrar las bolsas de plástico en todos los establecimientos". Esta conversación se repetía a lo largo del día de ayer en varios puntos de la ciudad. El caso es que con la llegada del verano y las rebajas, los clientes se han encontrado con que las habituales bolsas de plástico, en las que meten sus prendas del kit estival, entre otros productos, tienen precio.

"Mantenemos todavía las bolsas de plástico pero hasta que terminemos la última remesa que teníamos; después de rebajas ya arrancamos con bolsas de papel", señala Alberto González, de Angelo Milano. En cuanto a la clientela y su reacción al decirle que le cobran la bolsa, "hay un poco de todo, gente que te dice que esa bolsa que le cobras lleva tu publicidad, por ejemplo. Pero la gente ya estaba al corriente y no hay mayor problema", señala.

"Siempre hay alguno que se sorprende, pero la mayor parte se lleva la bolsa sin problema, aunque también hay quien decide que se lleva la prenda sin bolsa", señala una dependienta de Sport Zone.

Fernando Carvajal Mosquera, de Camisería Carvajal en la calle La Paz, considera que es una "buena medida porque lo estamos viendo en las imágenes de televisión que hay plástico tirado por todos los lados".

Por su parte, Noelia Pérez, dependienta de Fina Rey, asegura que, "de momento, nadie protestó por que se le cobrara por la bolsa de plástico". Explica que "tenemos la posibilidad de que escojan la de papel; solo una persona optó por la de plástico porque llovía".

"La gente está al tanto, pero nosotros pensábamos que iban a traer sus bolsas de casa y no es así, siguen pidiéndolas en la tienda", dice María José Díaz, de World Mujer. Recuerda que "hace dos o tres años pusimos en marcha una promoción que le pagábamos al cliente 50 céntimos si traía la bolsa de casa y fue un desastre, no vino ni uno; hicimos hasta unos sobrecitos para meter la monedita y no vino ni uno con la bolsa, tenemos muy poca conciencia de reciclaje".

Desde Amigos da Terra alaban la medida pero entienden que la mejor opción sería el uso de "bolsas de tea, capazos ou carriños da compra".