BALONCESTO

A más de una canasta por mejorar

El COB llegó a competir por la victoria de un partido que pareció imposible durante treinta y cinco minutos, recibiendo una calurosa despedida

¿Canasta de Johnson? No, error en el último gesto.
¿Canasta de Johnson? No, error en el último gesto.
A más de una canasta por mejorar

Lo mejor del segundo partido de liga y primero del COB en el Paco Paz fue el final. El escaso público presente en el recinto -cosas de la pertinaz sequía en un otoño extraño- aplaudiendo a rabiar a un equipo que mereció tanto ánimo como collejas por minuto.

La sucesión de errores, imprecisiones y despistes de los tres primeros cuartos auguraban una abultada derrota contra un alegre y dinámico Rioja. Pero el último empujón del COB y la dejadez, o cierta confianza del rival, permitieron incluso optar por la victoria y desesperar al budista Jenaro Díaz, entrenador del Clavijo.

El equipo de Gonzalo García se quedó a una sola canasta de la victoria. Al menos de la prórroga. Una bandeja en contragolpe del potentísimo -y a veces sin control- Reggie Johnson. ¿Hubiese sido justo? No hay justicia en la competición, y la victoria sería un regalo para animar a los aficionados más perezosos e indecisos.

También sería injusto y necesario para animar a un equipo que necesitará mucho trabajo, mucho tocino y mucha paciencia para rendir en esta competición. Se atisban buenos detalles, sí. Pero con lupa de varios aumentos.

La defensa, una temporada más, será clave para poder competir. Asumiendo que cerrar el rebote, regresar a tiempo a campo propio y ayudar al compañero forma parte de ese universo. Ndoye será el faro, pero está por madurar.  El ataque dependerá del exterior y se originará de fuera hacia dentro. El reto para todos será mayúsculo. Apasionante. A veces, desesperante.