LEB ORO

El COB sonríe dos meses después

Iberostar Palma
Iberostar Palma
67
69
COB
COB
Jhornan Zamora detiene el avance de Rafa Huertas.
Jhornan Zamora detiene el avance de Rafa Huertas.
El COB sonríe dos meses después

El Río Ourense Termal podrá tomarse las uvas con un ápice de alivio gracias a una importante victoria lograda ayer a domicilio ante el Iberostar Palma, por 67-69.

Un triunfo que devuelve la sonrisa a los de Gonzalo García de Vitoria tras más de dos meses de sinsabores. Un encuentro que los ourensanos afrontaron sin Roope Ahonen, lesionado en el último entrenamiento antes de partir a las Islas Baleares, pero con la incorporación del hispano-venezonlano Jhornan Zamora, que saliendo como titular fue uno de los grandes protagonistas.

Desde el inicio del encuentro el Club Ourense Baloncesto se vio obligado a sufrir. Nada es fácil en un equipo lastrado moralmente por las derrotas y que paga cada error como un castigo. El buen inicio de Palma, con un arsenal de triples en el primer acto, solo pudo ser frenado por los ourensanos en los últimos minutos del periodo, gracias a unos buenos minutos de Dan Trist y a dos acciones ofensivas de 2+1 de Ndoye que les permitieron minimizar una renta que llegó a ser de diez puntos (24-20).

Sin Rozitis, sentado en el banquillo por dos faltas personales, dos nuevos triples locales amenazaron con romper el encuentro, pero nuevamente Trist y la aparición de Johnson y Zamora, sirvieron para dejar el marcador practicamente inalterado antes de afrontar el túnel de vestuarios de Son Moix (35-29).

De nuevo, misterio. El COB se transformó tras el descanso, esta vez para bien. Como hormigas, los de García de Vitoria trabajaron desde la defensa y le dieron la vuelta al marcador cuando todavía no se había llegado al ecuador del tercer acto (40-41).

El Palma reaccionó y aprovechando el cansancio ourensano, pusó tablas en el marcador con diez minutos por disputar (47-47).

Y por fin, apareció la fortuna y el carácter de un COB que no quiso perder otra vez. Confiados y llevados de la mano de Rokas Uzas y Jhornan Zamora, los ourensanos creyeron en la victoria impidiendo cualquier atisbo de reacción local.

Con 62-65, Zamora anotó una canasta estratosférica y puso un tapón que sentenció un encuentro que Palma quiso llevar al límite de la emoción, primero con una canasta de Biviá y posteriormente con un triple de Fornás, que no sirvieron para evitar el segundo triunfo de un COB que toma aire.