LIGA EBA

Tras la derrota, el COB se mide al Chantada

El Rio Ourense Termal B vio rota en Zamora una racha de dos victorias consecutivas, antes de disputar el 'derbi' local

Colado y Román defienden a un rival del Estudiantes de Lugo en el Pazo Paco Paz.
Colado y Román defienden a un rival del Estudiantes de Lugo en el Pazo Paco Paz.
Tras la derrota, el COB se mide al Chantada

El filial del Club Ourense, que disputará el partido correspondiente a la jornada 12,el próximo 13 de diciembre, tiene su próximo compromiso deportivo mañana, con el desplazamiento más corto de la temporada, a Chantada.

Un partido clásico y casi un derbi por el gran número de jugadores ourensanos que han militado en las filas del conjunto lucense.

Con Alberto Fafián al frente por segunda temporada, el equipo chantadino cuenta con una de las mejores plantillas de la competición y varios jugadores llamados a ser importantes en una Liga EBA que ha subido de nivel esta campaña.

Situados en la cuarta posición de la clasificación, destaca en el equipo rojillo el nigeriano Jeffrey Solarin, que tras dos campañas en Zamora aterrizó en el Chantada para anotar 18.2 puntos y capturar casi 13 rebotes por encuentro.

Para suplir al internacional británico Kofi Josephs, el fichaje estrella del club durante el verano y que decidió volver a casa para jugar en el Glasgow Rocks de su país, otro jugador de talento, Charles Knowles, que si bien no cuenta con el talento del anterior, si marca la diferencia en la parcela exterior, en la que también resulta llamativa la presencia del ex de Melilla, Pelayo Larraona.

Además, continúan en la plantilla jugadores de la pasada campaña, como el interior David Guerra, un jugador diferencial en EBA.

De nuevo colistas de la liga

En el bando ourensano, tras la derrota del pasado fin de semana ante el Innova Chef de Zamora, turno para continuar con el crecimiento que les había llevado a encadenar dos triunfos consecutivos.

De nuevo colistas de la competición, el equipo que entrena Alberto Gómez necesita recuperar el ritmo de juego en una competición que no se detiene.

La nota positiva, los números en ascenso de jugadores importantes en una plantilla tremendamente joven. 

La negativa, la recaída en los porcentajes de tiro exterior. El paupérrimo 10% de acierto (un 19% en el acumulado) marcado desde la línea de 6,75 es una losa demasiado grande para un equipo que necesita esos puntos para salir de los puestos de peligro.