LEB ORO

Este es un COB de los buenos

El equipo ourensano, pese a las limitaciones de presupuesto y a las lesiones, se acerca los números de las mejores temporadas, y en una liga mucho más dura

Diferentes momentos de las últimas seis temporadas del COB.
Diferentes momentos de las últimas seis temporadas del COB.
Este es un COB de los buenos

El COB podrá fin el sábado a la primera vuelta recibiendo al Melilla en el Pazo (19:00 horas). Los ourensanos están firmando una primera vuelta notable, una de las mejores en las 15 temporadas que el club ha disputado en la segunda categoría del baloncesto nacional.

La primera presencia cobista en la LEB fue hace 20 años, en la temporada 98/99. Curiosamente con idéntico bagaje que la campaña actual (9 victorias y 7 derrotas). Entonces era séptimo en una liga con 14 equipos y acabó peleando por el ascenso y cayendo en el play off de cuartos de final ante el Breogán.

Desde entonces hasta ahora solo hay cuatro precedentes con mejor balance. En la campaña siguiente (99/00) el COB ascendería a la Liga ACB y en la jornada 16 era líder con 12 victorias y solo 4 derrotas.

Sin embargo, el mejor bagaje en la historia del club fue en la temporada 01/02, firmando un extraordinario 13-3 que lo tenía segundo en la clasificación. Pero ese año el COB no ascendió y perdió en semifinales ante el Alicante.

No hay más precedentes que mejoren al COB actual salvo el del tercer ascenso a la Liga ACB, en la temporada 14/15 y ya con Gonzalo García de Vitoria en el banquillo.

Aquel equipo dominaba la liga ya con los fichajes de Aaron Geramipoor y Darien Brothers en la plantilla. Era líder tras 16 partidos disputados con 11 victorias y tras ganar al Melilla en el Pazo (80-56).

Dos años después el COB también firmó un balance mejor al actual. Fue con Fran Guerra, Christian Díaz o Diego Kapelan como referentes y la clasificación en la jornada 16 reflejaba 10 victorias y 6 derrotas para los cobistas.


Liga mejorada


¡Y no hay más! Solo cuatro equipos han conseguido mejorar al COB 18/19. Un dato que cobra todavía más valor con el crecimiento que ha pegado la LEB Oro esta temporada. El equipo ourensano ya no cuenta con uno de los presupuestos más altos, como ocurría en la recta final de los 90 y primera década del 2000. Tampoco ha conseguido fichar a jugadores cotizados de la competición, como pasó en el último ascenso y se enfrenta a un liga que ha aumentado en número de equipos y en el nivel de los jugadores respecto a las últimas temporadas.