ZONA COB

Triunfo para creer y crecer

COB
COB
70
61
Oviedo
Oviedo
El equipo saluda a la afición tras la victoria.
El equipo saluda a la afición tras la victoria.
Triunfo para creer y crecer

El COB volvió a la senda de la victoria, la sexta en los siete últimos encuentros, arropado por su afición en un choque inteligente y en el que fue capaz de dejar seco a un Unión Financiera de Oviedo que a punto estuvo de recibir un KO en tierras ourensanas.

Después de la derrota ante el Básquet Coruña y con las dudas lógicas sobre si el parón por la Copa Princesa tendría un efecto positivo o negativo, el conjunto ourensano se plantó en la cancha de un Pazo  Paco Paz que lentamente vuelve a acudir a la llamada de su equipo.

Los nubarrones de los últimos minutos ante los herculinos se disiparon de un plumazo con el primer parcial de un Rio Ourense Termal lanzado de la mano de un Jhornan Zamora que tiró de galones.

Cinco puntos consecutivos del hispano venezolano catapultaron a un COB (12-5) que con este parcial ya envió el primer aviso.

Sin embargo, dos errores consecutivos de Johnson (un 3+1 para Belemene y una pérdida de balón que terminaron en una bandeja de Geks) apretaron el marcador, siempre favorable a los de García de Vitoria, que al término del primer acto volvieron a marcar distancia con una canasta de Trist y una canasta de Uzas tras un robo (20-16).

La entrada de Ahonen en el segundo periodo hizo subir una marcha a los locales, que marcaron la máxima ventaja en el marcador mediado el periodo, al culminar Johnson un parcial de 9-2, con apenas dos minutos por disputar antes de visitar el vestuario.

En esos momentos de duda, el letón del Oviedo, Davis Geks, puso la cordura con sus puntos a un equipo desconcertado y que solamente se fue con nueve puntos de desventaja al descanso, al errar Johnson dos tiros libres en una absurda falta de Santana a falta de seis décimas (38-29).

La línea ascendente del Rio Ourense Termal se vio cortada en el tercer periodo. Oviedo subió la intensidad defensiva y los ourensanos se enmarañaron en una red de ataques cortos y carreras de lado a lado de la que tardaron en salir. 

De esta forma, los pupilos de Carles Marco fueron capaces de recortar, no sin esfuerzo, la renta de los 11 puntos de inicio de cuarto a los seis que reflejaba en marcador el Pazo, con un conjunto ourensano que no vio aro en los últimos cuatro minutos de periodo (51-45).

Otro minuto y medio más tardó el COB en anotar y así cortar un parcial de 0-13 verdaderamente alarmante (53-49).

La canasta del norteamericano devolvió la calma a las caras cobistas y dos tiros libres de Zamora terminaron de frenar el partido (55-49).

Ahí, cuando en algunos momentos faltaron las fuerzas, los ourensanos apretaron en defensa y secaron nuevamente a un Oviedo que solamente tenía a Geks y Arteaga como referentes aislados.

Con once puntos de ventaja a falta de tres minutos, un 2+1 de Arteaga y un triple de Santana apretaron el marcador, pero nuevamente Ahonen, con su tercer triple de la noche dejó el sentenciado con un Zamora que desde la línea de tiros libres certificó además el basket average.

Un triunfo de fuerza, defensa y trabajo que aleja al COB de los puestos de descenso, a la espera de visitar el sábado 17 de febrero al Araberri.