La Región

PAPELES DEL ROCK

Las raíces negras de Carlos Santana

Su último trabajo, "Africa Speaks", es un sensacional ejercicio de fusión y adaptación de los ritmos, las melodías , las tonalidades y todos los elementos de la música africana

Portada del disco "AfricaSpeaks", último trabajo del músico y guitarrista Carlos Santana.
Portada del disco "AfricaSpeaks", último trabajo del músico y guitarrista Carlos Santana.
Las raíces negras de Carlos Santana

Cuenta el propio guitarrista mexicano-norteamericano que hacia finales de 1967, la primera vez que le vio tocar el afamado y legendario promotor de conciertos Bill Graham en su mítico Fillmore de San Franscisco, le dijo: “chico, tienes verdadero talento y puedes llegar muy lejos, pero gente con un talento igual o superior al tuyo hay cientos sólo en esta ciudad. Tu vienes de México y tienes un estilo, unas raíces y un background latino que si lo sabes explotar, te puede convertir en una auténtica estrella”. 

Obvio es decir que Carlos Santana siguió al pie de la letra los sabios consejos de Bill Graham y desde entonces, su espectacular carrera ha sido una búsqueda constante de la investigación, de la innovación, de la fusión del rock y el blues con los ritmos latinos, afrocubanos y caribeños, que tal y como Graham predijo, le ha convertido en un referente histórico universal. Desde "Abraxas" o "Caravanserai", pasando por "Amigos" o "Supernatural", Santana ha aportado a lo largo de su historia muchísimos discos en los cuales ha sabido crear un estilo propio y característico a partir de la recuperación y la reivindicación de sus raíces latinas. 

Pero en esta ocasión, ha dado un paso más allá que creo será de proporciones históricas. En el sensacional nuevo disco de Santana, "Africa Speaks" ya no se inspira en sus raíces latinas, sino que profundiza mucho más y nos desnuda sus raíces negras, sus ráices africanas. "Africa Speaks" es un sensacional ejercicio de fusión y adaptación de los ritmos, las melodías, las tonalidades y todos los elementos de la música negra africana más ancestral, más apegada a los cantos de la tribu, a la esencia misma de la negritud, al mundo del rock, incluso del rock más imbuído de psicodelia y blues progresivo de sus comienzos, como su álbum "Santana" de 1969. 

Para desarrollar mucho mejor este concepto, no ha dudado en llamar para que sea la principal voz del disco a Concha Buika, cantante negra española, residente en Palma de Mallorca pero de raíces ecuato-guineanas y que en los años de la primera década del 2000 se convirtió en la revelación del mundo del flamenco desde una visión vanguardista, abierta al mestizaje con otras músicas y movíendose con soltura en terrenos fronterizos como el soul, el blues o el jazz. Sería muy recomendable para todos aquellos que creen haber descubierto ese sucédáneo sin sustancia del souflee Rosalía conocer y escuchar a Buika, si quieren apreciar verdadero flamenco-fusión. 

El producto de la colaboración entre Buika y Santana es un disco que me atrevo a afirmar sin ambages que es es el mejor álbum del guitarrista desde que editó en 1990 "Spirits Dancing In The Flesh". Escuchando cada una de sus canciones, se respira, se vive, se siente la más pura esencia africana. El canto lleno de sentimiento de Buika, doliente a veces, incluso desgarrado en unos temas, alegre y colorido en otros y siempre en cualquier caso radicalmente tribal, llena de calidad un álbum experimental sin duda alguna, pero que se escucha de manera amena, fácil, y que se disfruta tanto en temas  como “Yo me lo merezco” o “Candombe Cumbele”. Esa cadencia única de los ritmos africanos, que tan genialmente, por poner un paralelismo literario, sabía plasmar en sus versos el gran poeta cubano Nicolás Gullién en obras maestras como su poemario "Sóngoro Cosongo'"y que tanto fascinaban a músicos como Silvio Rodríguez o Pablo Milanés, Santana la ha aprehendido, la ha incorporado a su corazón y a su guitarra y ha vuelto a revelarse con ello, como el inmenso genio de la música que nunca ha dejado de ser. 

"Africa Speaks'"tiene otra peculiaridad añadida que lo convierte en un trabajo mucho más interesante aún. La producción de este disco ha corrido a cargo de un persona igualmente singular y al que por su especialísima trayectoria algún día dedicaré un "Papeles del rock" en exclusiva: Rick Rubin. 

Fundador y responsable de la práctica totalidad de las producciones del sello alternativo Def American Recordings, responsable entre otros del relanzamiento en los 90 de Johnny Cash, icono del grunge y nombre sagrado en el heavy metal merced a sus magníficos trabajos con Slayer, AC/DC -aunque Brian Johnson y Angus Young me comentaron en una entrevista en Londres en 2003 que nunca les gustó el trabajo de Rubin en "Ballbreaker" y que piensan que aceptó hacer la producción de ese disco más por tener en  su currículum un álbum de AC/DC que porque le interesara de verdad la banda – y muy especialmente, el último larga duracióon de Black Sabbath, "13" trabajo que le ha hecho acreedor a las mejores críticas de la prensa heavymetalera, no era a priori el candidato  mejor situado para afrontar una producción así, pero quienes aconsejaron a Santana trabajar con él, no se equivocaron. Una vez más, este disco encumbra a lo más alto a otro genio de la música, en este caso desde el ámbito de la producción. 

Dice el propio Carlos Santana: “Me costó mucho decidirme a trabajar con Rick Rubin. Nunca dudé de su validez y de sus conocimientos, pero no pensé que él entendiera realmente lo que yo quería hacer, y además sé que es un productor con una personalidad fuerte, con carácter, y me preocupaba la idea de que la grabación se convirtiera en una discusión constante. Pero todas mis dudas se disiparon en cuanto en la primera reunión, nos dimos un apretón de manos y cruzamos las primeras frases. Entendió perfectamente que era lo que yo quería hacer, y se mostró encantado de ponerse manos a la obra con este proyecto. Y durante la grabación, aportó muchas buenas ideas, creó una atmósfera de trabajo maravillosa y si este disco tiene éxito, sera en gran medida gracias también a Rick Rubin. Dios le bendiga”. 

Santana tiene de momento comprometidas varias giras por América así como una actuación especial en el festival 50 aniversario de Woodstock -el mismo escenarió que le lanzó al estrellato siendo un desconocido en 1969- para el resto de este año, pero en 2020 ya me consta que varios promotores están negociando las condiciones para organizar una gira específica en torno a este disco en el que le acompañaría también Concha Buika. Sería la ocasión perfecta para que Galicia, y más en concreto por supùesto Ourense, acoja alguna de las actuaciones de esa gira a su paso por España... ¿recoge alguien el guante? 

Y mientras tanto, les recomiendo sinceramente que escuchen y disfruten de esa maravilla llamada "Africa Speaks". Un cálida y sensible caricia para el espíritu poco frecuente en los lanzamientos discográficos más reciente de los últimos meses.