Economía

Alemania, Bélgica y Holanda ofrecen en Europa casi un millón de empleos

Economía

Alemania, Bélgica y Holanda ofrecen en Europa casi un millón de empleos

Son los tres mercados laborales más atractivos por el volumen de ofertas y un salario mínimo que supera los 1.600 euros

La movilidad profesional en Europa se ha intensificado con la pandemia, y no solo en el sector de la sanidad y los servicios sociales, sino en un abanico de profesiones que abarca desde científicos y analistas de sistemas hasta mecánicos, dependientes, electricistas, personal de almacén, operarios de la construcción, fontaneros y operadores de carga.

Pero las condiciones y requisitos de las ofertas de empleo varían sustancialmente por países y regiones. El sueldo medio anual oscila entre 7.771 euros en Bulgaria y 82.098 euros en Suiza, mientras que el salario mínimo mensual se mueve entre 2.202 euros en Luxemburgo y los 332 que rigen en Bulgaria.

En la mayoría de los países hay notables diferencias por regiones. A las salariales se unen otras como el nivel de conocimiento del idioma que se exige, la homologación de títulos y la cualificación profesional.

Los 31 países europeos que recurren a la red Eures de movilidad laboral para buscar en el propio continente candidatos a sus vacantes ofertan actualmente 2.679.000 empleos. Son todos los estados de la UE-27, más Suiza y los otros tres integrantes del Espacio Económico Europeo (Noruega, Islandia y Liechtenstein).

Entre los 31, hay nueve -uno de ellos España- en los que la cifra de vacantes supera las 25.000.

Junto con el sector y el puesto específico al que quiera optar cada candidato, otros criterios básicos de selección son el volumen actual de la oferta, la proporción que representa sobre el empleo total, el sueldo medio y el salario mínimo que rige en cada destino.

Cabe matizar que los países nórdicos, Austria, Italia y Suiza no tienen regulado ni fijado el SMI. En Suiza, rige solo en tres de sus 26 cantones. El último en sumarse fue el de Ginebra, que lo instauró en noviembre, tras una de las tan recurrentes votaciones que se suceden en el país helvético. Y Ginebra lo hizo a lo grande, al establecer un salario mínimo de 3.700 euros al mes, el más alto del mundo.

Por número de ofertas, porcentaje que representan sobre el empleo total e ingresos medios y mínimos, los tres mercados más atractivos son Alemania, Bélgica y Holanda. Entre los tres suman 897.000 puestos vacantes, los sueldos medios oscilan entre los 53.200 euros de Holanda y los 49.565 de Bélgica, mientras que el salario mínimo supera los 1.600 al mes.

En la sanidad y los servicios sociales, Alemania busca 55.534 profesionales en Europa, Bélgica 9.547 y Holanda 1.476.

Otros sectores con coincidencia de alta demanda en los tres estados son las actividades administrativas y servicios auxiliares (349.373 vacantes en total), la industria manufacturera (76.732), científicos y técnicos (57.707), comercio (55.242) y construcción (54.913).  


Las diferencias salariales en los Länder llegan a los 19.000 euros


Las diez profesiones que se repiten desde 2018 como las más buscadas en Alemania son desarrolladores y programadores de software; técnicos electrónicos, electricistas e instaladores eléctricos; médicos y enfermeras; consultores de informática; economistas; gerentes de cuentas y asesores de clientes; ayundantes de producción; personal de ventas; gerentes de ventas y de producto; y arquitectos e ingenieros civiles.

En un país en el que hay una brecha salarial de género del 20%, los cinco sueldos medios más altos son los de los médicos (7.684 euros al mes), abogados (6.489), ingenieros industriales (6.036), otros ingenieros (5.906) e informáticos (5.860).

El sistema sanitario sostiene 5,7 millones de empleos, de los que más de 400.000 son médicos en activo. Y entre este colectivo, ejercen 58.000 doctores extranjeros (32.000 de países de la UE). Desde 2019 se vienen incorporando más de 9.000 al año desde el extranjero. Con frecuencia cubren jubilaciones y otras vacantes en la zona este de Alemania y en poblaciones rurales. Por su parte, el sector asistencial alemán tiene sin cubrir más de 25.000 plazas en enfermería y atención geriátrica.

En general hay elevada demanda de trabajadores cualificados en ciencia, tecnología, informática y matemáticas, pero también en lo que allí constituyen los oficios artesanales: albañiles, electricistas, mecánicos, operarios de metalurgia, madera y plástico, y empleados del sector alimentario, textil, artes gráficas y limpieza.

Los sueldos medios más altos se localizan en los estados federados o Länder de Hesse, Baviera y Baden-Wuerttemberg. En los tres sobrepasan los 60.000 euros brutos al año. Contrastan con los poco más de 45.000 euros que gana un trabajador medio en Mecklenburg-Vorpommern o en Brandenburg. Así, las diferencias entre las áreas de Frankfurt, Munich y Stuttgart, líderes en desarrollo empresarial, y las de Rostock y Potsdam, llegan a 19.000 euros, un 42% menos.

Hamburgo y Renania del Norte-Westfalia también se acercan a los 60.000 euros de salario bruto.


La industria y la construcción europea ofertan 204.000 puestos


La base de datos Eures sorprende por invertir la relación habitual entre oferta y demanda. Mueve tres veces más ofertas de empleo (2,67 milones) que curriculum de candidatos (802.000).

El grupo de profesiones con más vacantes es el de actividades administrativas y servicios auxiliares, con 480.500, seguido por sanidad y servicios sociales (124.000), industria manufacturera (118.800), comercio y reparación de vehículos (106.200), actividades profesionales, científicas y técnicas (89.000) y construcción (85.600). En un nivel intermedio, la oferta de los 31 países suma 39.000 puestos en hostelería, 38.900 en información y comunicaciones, 30.700 en transporte y 30.000 en educación. Por oficios, en los gremios de reparadores de maquinaria industrial y agrícola, y de asistentes de ventas, hay más de 50.000 vacantes.