ECONOMÍA

Digitalización y desigualdad

Las transformaciones en el campo de la digitalización "podrían ampliar la brecha de las desigualdades sino resuelven los problemas sociales y solo se concentran en la tecnología". Este es uno de los retos de la sociedad actual.

La digitalización, que facilita muchos procesos, también abre una profunda brecha.
La digitalización, que facilita muchos procesos, también abre una profunda brecha.
Digitalización y desigualdad

Así lo recoge el informe titulado "Impacto digital en las fundaciones" promovido por la Asociación Española de Fundaciones (AEF). "Ayudar a las personas con el buen uso de las herramientas digitales es una labor que el tercer sector puede lograr", han indicado.

"Hoy en día es necesario un mayor esfuerzo por humanizar las acciones sociales ante las transformaciones digitales, porque la tecnología debe servir para acercar a los humanos", ha dicho el periodista Fernando de Haro, uno de los autores del estudio. "Hay que saber donde intervenir para que la digitalización no sea una fuente de exclusión social", ha agregado.

En este sentido, la periodista y también autora del informe, Elena Arrieta, ha coincidido en que "la digitalización puede contribuir a ampliar la brecha de desigualdad, que es un viejo reto para el tercer sector", pero ha destacado que "existen en la actualidad tecnologías alentadoras que acercan a las personas". 

"La mitad de la población mundial no dispone de Internet y si no tienes Internet, no es posible llegar a algunas soluciones que ofrece la digitalización, pero sí que existen muchas iniciativas ilusionantes que trabajan para solucionarlo, por ejemplo el reparto de medicamentos con drones, todavía se está trabajando en ello", ha dicho.


Humanización


Por su parte, De Haro ha resaltado la labor de las fundaciones en este ámbito. "Hay una ambigüedad en el análisis de la transformación que implica la digitalización, porque pueden ser positivas pero también hay amenazas, de modo que cuanto más intensa es la digitalización, más intenso debe ser el trabajo de humanización porque implica nuevas relaciones que requieren de una reflexión antropológica y ética que a menudo no se hace, y el tercer sector puede hacerlo", ha señalado.

Informe "sirve para entender que las fundaciones deben velar de forma práctica y concreta sobre el uso de las herramientas digitales y es una invitación a un trabajo conjunto de reflexión y aportación, así como una reivindicación del papel de las fundaciones que pueden liderar estos temas por encima de las startups y de los gobiernos", ha agregado Arrieta.

Al respecto, los investigadores han expuesto los diferentes tipos de herramientas en este campo que las fundaciones usan en la actualidad, como la inteligencia artificial, la realidad virtual, el blockchain, el Internet de las cosas, la impresión 3D y la computación cuántica. "Hay que intentar hacerse las preguntas adecuadas ante los cambios que vienen, no hay que tener miedo, por ejemplo entender que el mayor impacto de la impresión 3D no será imprimir juguetes sino que irá más allá con la reindustrialización de Europa, entre otras herramientas", ha subrayado la Arrieta.

A su vez, el periodista Juan Manuel Zafra, coautor del informe ha dicho que este "pone de relieve que frente a la digitalización como ideología las personas son el centro y deben siempre serlo". Como ejemplo de esto, ha explicado que los MOOCS (Massive Online Open Courses, por sus siglas en inglés) o cursos online masivos y abiertos han servido para ayudar a numerosas personas "a través de acciones disruptivas de los modelos de formación que trastocan la educación reglada".


Disrupción digital


El estudio se divide en cinco capítulos que giran en torno a qué es la disrupción digital; el papel que juegan las fundaciones en el nuevo contexto digital; las necesidades sociales que aparecen en este nuevo contexto; las antiguas necesidades que mitiga la digitalización; y las oportunidades que ofrecen las nuevas tecnologías para solucionar las necesidades sociales. También han incluido 26 entrevistas de profundidad realizadas a responsables de fundaciones y expertos digitales, que representan distintos casos de éxito y buenas practicas. Esta sección, han explicado, se seguirá desarrollando durante 2019 con más casos que se publicarán cada mes. El informe se ha llevado a cabo con la colaboración de varias fundaciones vinculadas a entidades financieras, empresas de servicios y tecnológicas.