Economía

¿Qué ocurrirá con la economía española tras las elecciones generales?

Economía

¿Qué ocurrirá con la economía española tras las elecciones generales?

Después de los comicios, la mirada internacional y local se ha depositado sobre el futuro del rumbo económico español.

Los resultados de abril, en primera instancia, no significan grandes cambios en materia fiscal ni comercial, aunque eso nunca es del todo seguro. Así, mientras el PSOE se afianza en el poder y VOX amenaza con destronar al PP como referente de la derecha, España sigue buscando afianzar sus arcas para seguir siendo una de las principales economías de Europa. 

Aún desde antes que se conocieran los resultados finales de las elecciones generales en España, las cuales se celebraron el pasado 28 de abril, diferentes analistas y especialistas resaltaban que el resultado de estos comicios no tendrían un impacto determinante en la economía española tanto a nivel local como internacional, así como tampoco en lo que a materia fiscal se refiere.

En ese sentido, la confirmación del PSOE como fuerza principal profundiza más aún el rumbo de la economía roja, la cual se espera que crezca por encima del promedio de la Unión Europea. Incluso, el panorama es tan alentador que si las negociaciones para formar un nuevo Gobierno tuvieran retrasos o inconvenientes, es poco probable que eso genere volatilidad o incertidumbre dentro de los mercados. 

Sin embargo, es importante analizar qué significa este escenario de tranquilidad dentro de las finanzas españolas. De acuerdo con la información brindada por Clicktrades Economic Calendar, uno de los calendarios más importantes dentro del mundo del trading y las inversiones, se podía saber que los comicios españoles no alterarían la trayectoria económica, así tampoco como la fiscal.

Sin ir más lejos, la agencia DBRS, de Canadá, garantizaba que el crecimiento en España continuaría siendo “robusto”. Así, muchos consejeros en materia de finanzas siguen recomendado al mercado español como un movimiento seguro y con excelentes resultados. 

De esta manera, a pesar de la fortaleza que muestra la economía española aún con la desaceleración generalizada que muestra la zona euro, se puede confiar a mediano plazo en que España seguirá siendo una de las potencias occidentales.

Sin embargo, dentro de este panorama alentador, hay algunas cuestiones que necesitan revisarse y el resultado de esta elección puede marcar posibles soluciones al respecto. La deuda pública es, sin lugar a dudas, una de ellas, ya que ha llegado a alcanzar un 97,1% del PIB al cierre del 2018. Si bien el PSOE no parece tener en su agenda medidas de ajuste, eso puede ser un factor clave a la hora de analizar medidas a futuro, sobre todo en caso de necesitar financiarse en mercados internacionales o en el FMI. 

Otro lugar donde se depositará la mirada de la población será en lo que al empleo y la calidad del mismo se refiere. Con un índice de temporalidad cada vez más bajo, esta tendencia que abarca a toda Europa impide el fortalecimiento del sector de los trabajadores y la consolidación económica de los mismos, así como de las pequeñas y medianas empresas. En pleno auge de las “economías de plataforma”, se espera que el próximo Gobierno revise con más atención esta problemática.