La Región

ECONOMÍA

Robots, ¿aliados o enemigos?

Términos como robotización o digitalización se están incorporando al lenguaje laboral, casi siempre como potenciales enemigos para desempeñar un puesto de trabajo. Las dudas siguen creciendo y lo seguirán haciendo a corto plazo.

La automatización modificará muchas actividades laborales.
La automatización modificará muchas actividades laborales.
Robots, ¿aliados o enemigos?

El 24% de los empleos de trabajadores con ingresos medios en España está en riesgo de ser afectado por la automatización, según un estudio publicado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Por lo tanto, los trabajadores de casi todos los sectores comienzan a expresar sus dudas sobre la continuidad de sus actividades laborales en un entorno cada vez más cambiante y dominado por la tecnología.

En concreto, la cifra de empleos de clase media en España en riesgo por la automatización está seis puntos por debajo de la media de la OCDE. De su lado, entre la clase baja está en riesgo el 29% de los puestos de trabajo españoles, frente al 22% de media de la OCDE, y hasta el 15% de los de clase alta, cuatro puntos porcentuales más que la media de los países de la OCDE. Es decir, el sistema productivo en España es uno de los que menos "desconfía" del entorno extremadamente cambiante que viene. 

El documento publicado por la organización presidida por el mexicano Ángel Gurría argumenta que la clase media está "bajo presión". Mientras que a mediados de los 80 representaba el 64% de la población, a mediados de la década de 2010 pasó a ser el 61%. De su lado, la clase media española se contrajo hasta el 58%.

"Se ha vuelto más difícil para las generaciones jóvenes acceder a la clase media", se puede leer en el informe. La OCDE explica que esto se debe a que las generaciones de más edad suelen estar "más protegidas" de los cambios en el mercado laboral.

Así, solamente el 60% de la población nacida entre 1983 y 2002 (millennials) pertenecía a la clase media cuando tuvo una edad comprendida entre los 20 y los 30 años, frente al 64% de los nacidos entre 1965 y 1982 (Generación X) y el 68% de los nacidos entre 1942 y 1964 (Baby boomers).

Además de la dificultad creciente para cada generación para acceder a la clase media, los beneficios de ser parte de ella también están reduciéndose. De acuerdo a los cálculos de la OCDE, entre 2007 y 2016 el crecimiento anualizado de los salarios en torno a la mediana salarial fue del 0,3%. Entre mediados de 1980 y mediados de 1990, el crecimiento por año fue del 1%, al tiempo que entre mediados de 1990 y mediados de los 2000, el aumento fue del 1,6%.


Los cambios


"Este lento crecimiento de los ingresos ya trazaría un panorama sombrío de por sí, pero, en paralelo, el coste de la vida de la clase media ha aumentado", apostilla el club de países desarrollados.

Está claro que el llamado cambio de paradigma comporta un efecto de cambio a todos los niveles y modifica muchas conductas y pautas vitales. "El estilo de vida de la clase media típicamente ha estado asociado con ciertos bienes y servicios, así como condiciones de vida, como una vivienda decente, buena educación y buenos y accesibles servicios sanitarios. Sin embargo, los precios de los bienes de consumo y servicios como la salud, la educación y la vivienda han aumentado por encima de la inflación", añade el documento.

De media, el gasto en vivienda alcanzó el 32% de los ingresos de la clase media en 2015 en el conjunto de países de la OCDE, frente al 25% registrado en 1995. De su lado, en España se situó en el 33% en 2015 y el 24% en 1995.

En todo caso, la actualidad nos deja a diario ejemplos según los cuales la automatización ocupa cada vez más puestos en la industria. 


Lo más reciente


¿Un ejemplo? El sueño, o la pesadilla, de que las máquinas fabriquen otras máquinas ha dado estos días un nuevo paso con la inauguración en Eslovenia de la primera factoría en Europa de Yaskawa Electric Corporation, una empresa japonesa líder, dedicada a la fabricación de robots para la industria. 

"Con la nueva planta de producción, tercera en el mundo, de robots industriales Motoman, Yaskawa está reaccionando al rápido crecimiento de la demanda en Europa, Oriente Medio y África", según explicó el presidente de Yaskawa Europa, Bruno Schnekenburger, en Kocevje, en el sur de Eslovenia, al inaugurar la nueva instalación. El plan es que esta planta produzca anualmente hasta 10.000 robots industriales de seis ejes, en principio de ocho modelos distintos, con la meta de cubrir el 80 % de la demanda de estas máquinas en esos mercados, añadió.

Estos robots están dotados de seis articulaciones y se les pueden adaptar distintas herramientas, como pinzas, sierras o soldadores, para ejecutar diferentes tareas. Estas máquinas, que pueden tener una longitud de hasta 3 metros y pesar hasta 225 kilos, se emplean principalmente en la industria automovilística.

Por lo tanto, procesos de automatización de las cadenas de producción o conceptos como digitalización, robotización o impresión en 3D han venido para quedarse, también para modificar el panorama sociolaboral conocido. Las urgencias son muchas y la adaptación resulta ser ya muy urgente.